Los altavoces de ETA     
 
 Diario 16.    08/03/1983.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Diario16

Los altavoces de ETA

Tildar de sorpresa la magnitud cuantitativa de la manifestación abertzale de Bilbao, es una frivolidad. En este periódico hemos venido denunciando, contra la opinión de los bienintencionados voluntaristas, que el fenómeno de encubrimiento y apoyo popular a ETA, tejos de haber desaparecido o disminuido notablemente, permanece en idénticos niveles que en los tiempos más felices del independentismo radical.

No hay, por tanto, que engañarse. Hay sí, que extraer alguna conclusión: la primera, es un presumible endurecimiento de la actividad terrorista que ha encontrado, de nuevo, apoyo público y notorio en una concentración tan virulenta, en términos dialécticos, como las habidas en los tiempos más represivos de la predemocracia.

La semejanza, por otra parte, entre algunas de las exigencias gritadas en la concentración abertzale y la sutilmente expuestas por el PNV, revelan una cierta complementariedad que aprovecha a las dos partes y que impide la resolución definitiva del contencioso vasco por vías exclusivamente políticas y pacíficas.

Como además, el PSOE, al margen de su gallarda actitud en la «mesa de la paz», está adoptando en el Parlamento vasco una actitud más cercana al filibusterismo electorero y aprovechen, que al realismo aconsejado por su posición minoritaria en esa institución y por su calidad de partido gobernante en el Estado, están disminuyendo, considerablemente, las expectativas de un futuro de diálogo normalizado en el que cese el ruido de las metralletas y se instaure la discordia civilizada.

 

< Volver