Autor: García, Ulpiano. 
 El líder de AP les acusó de "o lanzan bombas, o nos gritan". 
 Fraga, apedreado en Vitoria     
 
 Diario 16.    14/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

El líder de AP les acusó de «o lanzan bombas, o nos gritan»

Fraga, apedreado en Vitoria

Vitoria:

Ulpiano GARCÍA,

corresponsal

Unas quinientas personas de ideología extremista abertzate insultaron y arrojaron monedas y piedras contra el líder de AP, Manuel Fraga.

Los reunidos para boicotear el acto preelectoral acusaron a Fraga de ser responsable de los trágicos acontecimientos sucedidos en marzo de 1976 en esta misma provincia, en los que murieron cinco trabajadores. Por entonces, Fraga era ministro de la Gobernación.

El político conservador rechazó cualquier responsabilidad por aquellos sucesos argumentando que «se encontraba en el extranjero abriendo fronteras para España».

A la una de la tarde se produjeron los incidentes ayer. Manuel Frag» llegó andando a la puerta principal del cine donde tenía lugar el mitin favorable a la coalición de fuerzas de la derecha vasca.

No hubo heridos

Los concentrados iniciaron el lanzamiento de monedas de duro y peseta y algunas piedras. Asimismo, gritaron frases insultantes contra el jefe de la oposición. No hubo que lamentar heridos. Los simpatizantes de Fraga no reaccionaron con violencia, sin que por ello se produjeran daños mayores.

Los insultos recordaban los sangrientos sucesos de hace siete años. Pudieron oírse palabras como «asesino», «fascista», «buitre», y frases como «Fraga, cabrón, irás al paredón». Los manifestantes reclamaban un «juicio popular», al tiempo que lanzaban objetos contra el político. Los seguidores de Fraga se limitaron a corear su nombre.

La presencia de la Policía fue incrementándose puesto que, en un principio, la dotación presente en los alrededores del local era muy escasa. Los manifestantes abertzales se autodisolvieron con la idea de volver a reagruparse nuevamente cuando el líder de AP saliera del cine.

Cuando el mitin concluyó, la presencia policial era muy numerosa. Los agentes —sin utilizar material antidisturbios— intentaron disuadir a los boicoteadores inútilmente, puesto que prosiguieron los lanzamientos de monedas y piedras.

Manuel Fraga tuvo que abandonar el lugar a bordo de un automóvil protegido por varios vehículos policiales y no a pie como había llegado.

A la puerta del cine siguieron los incidentes y gritos por parte de los abertzales.

Intentos de agresión

También se registraron diversos intentos de agresión entre integrantes de uno y otro grupo, intentos que fueron evitados por miembros de la Policía Nacional dirigidos por un comisario de Policía vestido de paisana.

En estos momentos, la Policía tampoco utilizó material antidisturbios, pero su actuación fue criticada por la izquierda abertzale porque reprocharon que estaban protegiendo «a los de siempre». «La Policía no acude a proteger nuestros mítines, como viene a proteger los de ellos», agregaron los abertzales.

Durante el acto político, al que asistieron mil personas, no faltaron alusiones a los incidentes de la entrada, calificando la actitud de los agresores «de íncomprensiva e intolerante». El vicepresidente del primer partido de la oposición, Juan Antonio Trillo, llamó a los manifestantes, «descamisados» y Fraga se refirió a ellos haciendo referencia a «graznidos de cuervos que unas veces lanzan bombas y otras utilizan las metralletas o gritan».

Todos los oradores criticaron la trayectoria gubernamental del presidente del Gobierno, Felipe González. Fraga le acusó de haber engañado a los españoles y de «hacer el cambio, pero para peor».

Sobre la expropiación de Rumasa, el jefe de la oposición dijo que «dentro de poco estaremos todos nacionalizados, incluidas nuestras mujeres y nuestros hijos. Es decir, nos convertiremos en esclavos como los países comunistas del este de Europa».

 

< Volver