Autor: Pagola, Javier. 
   Policía nacional muerto en una emboscada etarra en Oyarzun  :   
 La gran preparación de los agentes evitó una matanza. 
 ABC.    26/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Policía nacional muerto en una emboscada etarra en Oyarzun

La gran preparación de los agentes evitó una matanza

Un policía nacional muerto, dos heridos por arma de fuego y otros dos contusionados es el trágico resultado de un atentado etarra perpetrado ayer en la localidad guipuzcoana de Oyarzun. Las victimas regresaban de la prisión de Martutene, donde habían realizado servicio de vigilancia, cuando el vehículo en el que viajaban fue tiroteado por varios individuos apostados a ambos lados de la carretera. La acción terrorista se llevó a cabo en medio de un fuerte vendaval y la gran preparación de los agentes evitó lo que pudo ser una verdadera matanza. Este nuevo asesinato viene a sumarse a los otros cinco cometidos por el terrorismo en el País Vasco desde que comenzara este año.

San Sebastián. Javier Pagóla

El cabo primero de la Policía Nacional Ramón Martínez García, de treinta y tres años de edad, resultó muerto ayer como consecuencia de las graves heridas recibidas en el transcurso de un atentado perpetrado por un comando terrorista de ETA, que ametralló a una patrulla de este Cuerpo, cuando circulaba por el kilómetro 12,700 de la autopista Bilbao-Behobia,´ dentro del término municipal de Oyarzun. En la emboscada otros dos agentes sufrieron heridas de consideración al ser alcanzado por tos proyectiles, mientras que dos compañeros más resultaron con diversas contusiones al arrojarse del vehículo en marcha para repeler la agresión.

Los hechos se desarrollaron sobre tes ocho y cinco de la mañana. A esa hora el convoy policial circulaba por la mencionada autopista, a unos cuatrocientos metros de la localidad de Oyarzun. Durante la noche anterior sus componentes había permanecido de servicio de vigilancia en la Prisión Provincial de Martutene, por lo que procedían a reincorporarse a su acuartelamiento, en la localidad de Fuenterrabía. En el lugar indicado, la patrulla de la Policía Nacional fue interceptada por un comando formado, al parecer, por un mínimo de cuatro personas. Los desconocidos, armados con escopetas de postas, efectuaron fuego cruzado apostados a ambos lados de la calzada.

Corno consecuencia de la agresión fue e! cabo primero, Ramón Martínez García, el agente que resultó con heridas de mayor gravedad. Inmediatamente era trasladado a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, de San Sebastián, donde quedaba internado en la sala de quirófano. Cuando era intervenido quirúrgicamente al objeto de serte extraída una esquirla que tenía atojada en su costado izquierdo, sobre las once y cinco, fallecía como consecuencia de un paro cardíaco.

En el mismo centro sanitario ingresaban otros cuatro agentes heridos de diversa consideración en la misma emboscada. La relación que facilitó al respecto la Residencia Sanitaria era la siguiente: Ramón Nieva Marín, heridas contusas en ambas muñecas. José María Elbol Martínez, herida contusa en vacío derecho por impacto y rebote de proyectil sin trayecto demostrable. Enrique Oliveros Pequeño, herido por arma de fuego con trayecto subcutáneo de 15 centímetros y proyectil sin lesión vaculonerviosa ni ósea. Se le extrajo el proyectil. José Micol García, herida por cuerpo extraño de carácter inciso en el primer espacio interdigital, de tres centímetros de longitud.

E! funeral por el cabo Ramón Martínez García se oficiará hoy, a las doce y media de la mañana, en la parroquia del Buen Pastor, de la capital, donostiarra. El ministro del Interior, José Barrionuevo, ha anunciado su asistencia.

La capilla ardiente quedó instalada ayer tarde en el Gobierno Civil de Guipúzcoa.

D Varias personas supuestamente relacionadas con José Agustín Achega Aguirre han sido detenidas en Bilbao. Achega Aguirre, alias «Fiti», fue capturado días atrás y se cree que es el dirigente de los «comandos legales» de ETA p-m VIII Asamblea. Se trata de Francisco Javier Aguirre Aurrecoechea —hermano de uno de los detenidos en Gerona— y su novia, Begoña López Ereño, y María Josefa Aureguízar.

 

< Volver