La Policía no ha identificado a los secuestradores de Diego de Prado  :   
 En la familia surgió el desánimo al saberse que era obra de ETA. 
 ABC.    29/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La Policía no ha identificado a los secuestradores de Diego de Prado

En la familia surgió el desánimo al saberse que era obra de ETA

Madrid

Según el portavoz del Ministerio del Interior, Julio Fernández, la Policía no tiene ninguna pista sobre la identidad de los miembros del comando etarra que secuestraron a don Diego de Prado y Cotón de Carvajal en la tarde del pasado viernes. La misma persona indicó que, en principio, no había relación entre la ausencia de sus bases en el sur de Francia de determinados elementos terroristas y los autores materiales del secuestro.

«Hace unas semanas —puntualizo el portavoz ministerial— tos servicios dé información de la Policía detectaron algunos movimientos y desapariciones sospechosas de militantes etarras. Otras fuentes aportaron indicios que permitían suponer el paso de algún comando hacia el interior de España. Pero, de momento, no ha habido constancia de que algunos de estos individuos hayan estado en Madrid."

Sí se confirmó, en cambio, y con evidente acierto policial, la intención de los integrantes de un comando ETA p-m de pasar a España por las proximidades de La Junquera. Esta información permitió posteriormente la detención de parte de la plana mayor de ETA p-m, VIII asamblea, entre los que se encontraban José Agustín Echega Aguirre y Juan María Aguirre Aurrecoechea.

Sobre el secuestro del señor Prado y Colón de Carvajal parece claro que ETA p-m dispone de la infraestructura y los medios suficientes para golpear de manera simultánea e inmune, tanto en Madrid como en el País Vasco. Si los autores del secuestro y tos etarras cuya ausencia del sur de Francia detectó la Policía son los mismos es algo de importancia secundaria. En estos momentos, tos «milis» han demostrado que pueden hacer funcionar a varios de sus comandos al mismo tiempo y que, además, son capaces de mantener en funcionamiento una infraestructura de «información» y de apoyo togístico fuera del alcance policial. O, desde otro punto de vista, que pueden manejar la «escalada de la tensión» cuando lo consideren oportuno.

Respecto a la infraestructura, fuentes bien informadas sobre la organización de los «milis» opinaron que podían haber establecido una red de pisos francos en ciudades a media distancia de Madrid, como Salamanca o Valladolid. Estas ciudades tienen una amplia población universitaria de difícil control y están a poco más de dos horas, por carretera, de la capital. El comando de acción puede esperar sin muchos riesgos a que su jefe confirme tos datos sobre costumbres, horarios y recorridos de su víctima, facilitados de antemano por tos grupos de información, sin necesidad de permanecer en Madrid más que el tiempo preciso para llevar a acabo el golpe. Luego, en el caso de un secuestro, entregan a la víctima a otro grupo de apoyo y regresan a Francia por si hubieran sido reconocidos.

La confirmación de que el secuestro de don Daniel de Prado era obra de los «milis» hace temer que la intención sea más de un golpe de efecto político, que la obtención de dinero. En la familia del señor Prado hay una sensación de desánimo y el propio Manuel del Prado pedía «comprensión ante la tragedia que estamos viviendo. En cualquier momento pueden matar a mi hermano».

 

< Volver