Garaicoechea califica las declaraciones de Txiki Benegas de "desleales y vegonzosas"     
 
 ABC.    29/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Garaicoechea califica las declaraciones de Txiki Benegas de «desleales y vergonzosas»

Vitoria

Las recientes declaraciones del secretario general de los socialistas vascos, Txiki Benegas, sobre la labor del Ejecutivo vasco han sido acogidas con dureza por el presidente Garaicoechea, que las ha calificado de «absolutamente desleales y vergonzosas», mientras que afirmaba sobre las mismas que «envilecen políticamente al señor Benegas».

Como se recordará, el diputado Txiki Benegas había acusado al Partido Nacionalista Vasco de mantener una actitud ambigua en el tema de la violencia terrorista, y descalificaba las iniciativas efectuadas por el presidente del Gobierno vasco respecto a la Mesa de la Paz.

El tema ha contrariado al titular del Ejecutivo vasco, que parece haber perdido la serenidad de que ha hecho gala siempre al referirse a personas concretas, Induso afectado a su labor como «lendakari». Así, al menos, lo dio a entender ayer cuando al ser inquirido sobre el contenido del mensaje que dirigirá al pueblo vasco con motivo de la celebración, el próximo domingo, día 3, del «Aberri Eguna» o Día de la Patria Vasca, ha afirmado no haberse encargado aún de ello, pues dijo: «Estoy tan impresionado con las declaraciones de Txiki Benegas que no he salido aún de mi asombro».

El señor Garaicoechea calificó las declaraciones del líder del PSE-PSOE de «absolutamente desleales y vergonzosas, fáciles para regalar los oídos de determinada Prensa. Que el señor Benegas, un político que ha estado "portando pancartas pidiendo la autodeterminación, que es el que más se ha acercado a ÉTA, que ha intentado, incluso, negociar con esa organización, haga esto me parece mero oportunismo electoralista con el que está atacando a las instituciones políticas y a otros partidos. Y eso me parece una deslealtad que envilece políticamente al señor Benegas».

Garaicoechea ve una especie de «santa alianza» de los demás partidos contra el PNV ante las elecciones. Esta «cruzada» se haría en base a la hegemonía del PNV que «concita las iras y las actuaciones concertadas de la oposición».

Sobre la «mesa por la paz» afirma que «yo creo que si pudiera llegarse a un acercamiento entre el PSOE y HB, se salvaría quizá uno de los mayores escollos que han existido para la constitución de la mesa». Si el PSOE y «el partido más denostado por el partido socialista —concluye— se aproximaran, la mesa por la paz sería fácilmente constituida».

 

< Volver