Un Aberri Eguna para ETA     
 
 Diario 16.    05/04/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Un Aberri Eguna para ETA

La retórica incendiaria e irresponsable de los dirigentes del PNV en el Aberri Eguna ha confirmado los presagios de que nos hicimos eco en nuestro editorial del domingo. Xabier Arzallus, presidente del PNV, ha batido sus propias marcas demagógicas amenazando a los secuestradores de su amigo el señor Guibert «si le tocan un solo pelo».

A Guibert, como a muchos otros, ETA lo ha chantajeado, secuestrado, torturado y, ahora, lo amenaza de muerte. Pero, ¿es que el pelo del ingeniero asesinado Ryan, de Ustarán, del periodista Uranga, de los cientos de asesinados por ETA, de los miles y miles chantajeados por los terroristas, no es digno de la compasión del ex jesuíta? Está claro que para el PNV sigue habiendo víctimas de primera —las suyas— y de tercera —los demás—. Hay que militar en el PNV para que cuando ETA robe o mate a alguien, merezca su compasión institucional.

Todavía más terroríficas son las palabras del candidato del PNV a la alcaldía de Bilbao, señor Robles, señalando que aunque su fin último sea el mismo que Herri Batasuna —la independencia— no aceptan sus métodos. Dado que para Arzallus lo definitorio es «ser vascos» y «exclusivamente nacionalistas», queda claro que el único aliado estratégico del PNV es Herri Batasuna, es decir, ETA militar. No hay otro —felizmente— grupo que limite su ¡dea de la sociedad vasca a ese dilema «ser o no ser vascos» (separatistas, se entiende).

El señor Arzallus, que se ha mostrado capaz de liquidar la democracia interna de su partido expulsando a los disidentes y que permite o promueve el nepotismo en la televisión vasca y otras instituciones en sus manos, no es quién para censurar otros partidos ni otros comportamientos políticos.

Lo único claro tras este Aberri Eguna es que, torpes en la administración autonómica y cómlices objetivos de la política del terror, ETA necesita del PNV tanto como el PNV de ETA. Y que mientras el partido de Arzallus y Garaicoechea gobierne el Pais Vasco, ETA seguirá actuando en casa.

 

< Volver