Autor: Gurruchaga, Carmen. 
 El portavoz no sabe nada de rescate y el secuestrado no acudió a la rueda de prensa. 
 "El trato a Guibert ha sido bueno y los secuestradores también han sufrido"     
 
 Diario 16.    08/04/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El portavoz no sabe nada de rescate y el secuestrado no acudió a la rueda de prensa

«El trato a Guibert ha sido bueno y los secuestradores también han sufrido»

San Sebastián: Carmen GURRUCHAGA, corresponsal

Javier Guibert, portavoz familiar en el secuestro de su hermano, liberado en la madrugada del miércoles al jueves, aseguró que el trato recibido por su hermano tlurante el secuestro fue «francamente bueno si tenemos en cuenta que los que han estado con él, aunque jóvenes, también han sufrido las circunstancias del lugar». En la rueda de prensa celebrada ayer, Jesús Guibert no se presentó a la cita con los informadores, porque padece de gastroenteritis. El portavoz familiar eludió las preguntas sobre el pago del rescate.

Jesús Guibert, liberado sobre la una de la madrugada del miércoles por los

Comandos Autónomos Antícapitalístas (AAA), no pudo acudir a la rueda de prensa que con ese motivo habla convocado la familia a las doce del mediodía en un céntrico hotel de la capital donostiarra.

Disculpas

A la rueda informativa acudió el hermano del secuestrado y portavoz oficial durante el secuestro, Javier Guibert, acompañado del médico de la familia, doctor Arteche, quien ha explicado a los medios informativos que el estado de salud de Jesús Guibert es bueno, Javier Guíbert empezó la rueda disculpando la no asistencia de su hermano, aunque prometió que acudiría a otra rueda de prensa posterior. Agradeció a las Fuerzas de Seguridad, enzainas, partidos políticos y todos aquellos que, de una u otra manera, habían mostrado preocupación porque su hermano volviera a casa.

El portavoz familiar ha narrado cómo se produjo la liberación: «Sobre las diez y media de la noche, los secuestradores anunciaron a mi hermano que iba a ser liberado. Caminó a través de un monte, encapuchado, durante una hora, según ha contado él. Ha subido muchas cuestas y ha tropezado con una rama, que le ha producido una pequeña herida en el ojo.»

Reconocido

Esta herida fue atendida por el doctor Munoa, quien le dijo que debía tener el ojo tapado durante cuarenta y ocho horas, aunque no revestía mayor importancia.

Javier Guibert continuó relatando que los terroristas abandonaron a su hermano en el alto de Meagas, lugar próximo a la localidad guipuzcoana de Zarauz, advirtiéndole que no se moviera durante media hora

Jesús Guibert, debido a que el suelo estaba mojado, estuvo de pie y, pasado este tiempo, continuó caminando hasta llegar al cruce de la carretera, donde reconoció el lugar y decidió esperar.

En primer lugar pasó a un trailer y, a continuación, un coche con dos jóvenes de Azpeitia que volvían de ver el partido de fútbol Real Sociedad-Hamburgo.

Estos jóvenes reconocieron al industrial inmediatamente y se ofrecieron a trasladase a su domicilio de San Sebastián,

Sobre las condiciones en que han transcurrido los diecisiete días de secuestro, Javier Guibert informó que todo el tiempo lo pasó el secuestrado en una cueva de cuatro por dos, de muy poca altura, por lo que el industrial vasco debía permanecer tumbado, sin poder sentarse, durante casi veintidós horas,

 

< Volver