Autor: Fernández, Berta. 
 Por su participación en la "operación terroristas arrepentidos". 
 Los "octavos" de ETA amenazan de muerte a Bandrés y Onaindía     
 
 Diario 16.    16/05/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Por su participación en la «operación terroristas arrepentidos» los «octavos» de ETA amenazan de muerte a Bandrés y Onaindía

Bandrés: «Los "octavos" no tienen otro pensamiento que el de como llamar la atonden y salir en los periódicos»

Onaindía: «No nos preocupan las amenazas, si los presos quieren salir do las cárceles, los ayudaremos en Io posible»

Berta FERNANDEZ. Lid/Diario 16_____________

Madrid — Los terroristas de ETA p-m (VIII Asamblea) han amenazado a los dirigentes de Euskadiko Ezkerra «por su colaboración en la "operación arrepentidos", y en el traslado de presos etarras a cárceles más alejadas. Tanto Juan María Bandrés como Mario Onaindía, presidente y secretario general de EE, respectivamente, han señalado que no les preocupan tales amenazas y que seguirán en su empeño «por conseguir una sociedad en la que no existan presos ni exiliados políticos».

ETA político-militar (VIII Asamblea) acusó a Euskadiko Ezkerra, en el transcurso de una rueda de prensa, de «colaborar directamente con la Policía para acabar con el colectivo de presos "poli-milis"» y de intentar «descabezar las comunas de presos, trasladando y aislando a los dirigentes en otras cárceles con el fin de dejar sin jefes y sin orientación a los demás miembros del colectivo de presos».

Asimismo, los «octavos» amenazaron con actuar,contra los dirigentes de EE en el caso de que éstos continúen su participación en la llamada .«operación arrepentidos».

Afirmaron también los «poli-milis» en la rueda de prensa que tres miembros del Biltzar Tipia, que es el comité central de EE, se entrevistaron con un abogado de presos de la VIII Asamblea para intentar que éste colaborara en la operación, pero que se negó.

Para el presidente de EE, Juan María Bandrés, estas amenazas y acusaciones no tienen demasiada importancia, y según ha manifestado a Lid, no tiene sentido la existencia en estos momentos de los «octavos», que «no tienen otro pensamiento que el de cómo llamar la atención y salir en los periódicos».

Por otra parte, Bandrés afirmó: «No tenemos nada que ver con el traslado de los presos y, además, hemos protestado por este hecho. Cualquier medida que aleje a los presos de sus familiares, merecerá nuestra condena.»

Tras negar que su partido haya tenido la más mínima intervención en los traslados, Bandrés dijo que EE «como partido, no ha gestionado ninguna intervención del abogado que lleva los casos de algunos presos de ETA (VIII Asamblea), Pachuco Abrizketa, aunque es cierto que se reunió en una ocasión a comer con Juan Infante, militante de nuestro partido; la reunión tuvo carácter privado y yo no asistí a la misma, pero me parece que lo que está claro es que no se puede hacer nada a la fuerza, ni siquiera liberar a un preso».

Conversaciones

Añadió Juan María Bandrés que EE se reafirma en las líneas expuestas en anteriores ocasiones de continuar buscando «soluciones dignas y pacíficas, soluciones negociadas que resuelvan definitivamente el problema de los presos y exiliados vascos, sin temor a ninguna clase de amenazas».

«Nuestra línea no es sacar a la gente de la cárcel, ni la de hacer traslados que perjudiquen a los presos, sino la de buscar soluciones negociadas.»

En cuanto a las relaciones con los Ministerios de Interior y Justicia, Bandrés señala que no están todavía totalmente resueltos ´el tema de los «séptimos», sobre todo en lo que se refiere al pago de indemnizaciones, y el caso de jos casi cincuenta exiliados que quieren regresar.

«En este sentido —afirma— continúan Is conversaciones», así como la relación con la llamada «ley de Arrepentidos», denominación a la que es contrarió y que considera que «la utilizan aquellos que quieren cargarse la ley».

Amenazas

Lo que se busca, en definitiva es una ley que permita hacer «borrón y cuenta nueva» y a la que puedan acogerse aquellos que hayan decidido abandonar la lucha armada, si bien reconoce que no se ha avanzado mucho en las conversaciones.

Por su parte, Mario Onaindía, manifestó, asimismo, que estas acusaciones de ETA (VIII Asamblea) tienen poco que ver con la realidad y que a la amenaza contra los dirigentes de EE entre los que él se encuentra, «no le damos demasiada importancia».

«No nos preocupan las amenazas ni de éste ni de otros grupos —dijo también Onaindía—; si los presos quieren salir de las cárceles les ayudaremos en todo lo posible; estamos haciendo todo lo posible para conseguir una sociedad en la que no´ existan ni presos ni exiliados políticos».

 

< Volver