Sus votos, sumados a los del brazo político de ETA, dieron Irún al PNV. 
 Alianza dice ahora que sus concejales votaron con Herri Batasuna "engañados"     
 
 Diario 16.    27/05/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Sus votos, sumados a los del brazo político de ETA, dieron Irún al PNV

Alianza dice ahora que sus concejales vetaren con Herri Batasuna «engañados»

Madrid - El comité de disciplina de Alianza Popular en el País Vasco ha salido rápidamente al paso de la actitud de sus dos concejales en Irún que sumaron sus votos a los de Herri Batasuna y dieron la Alcaldía al candidato del PNV. Según el comité, los dos concejales «votaron engañados».

Los dos concejales de AP sumaron sus votos a los de HB, brazo político de ETA, y el propio alcalde electo de Irún, Ricardo Echepare, reconocía que «va a ser difícil mantener un gobierno municipal de concentración.

porque los dos apoyos parecen incompatibles».

El comité de disciplina de AP asegura que la junta local de Alianza Popular de Irún y los dos concejales electos conocían y «habían asumido plenamente» las instrucciones de votar a su propia candidatura.

La mañana del lunes día 22 aseguran, sobre las diez horas y poco antes de proceder a la elección de alcalde, una persona, que dijo ser miembro de un órgano nacional de AP, se puso en contacto con el único miembro localizante de la junta local de AP en Irún y «le informó» de «unas nuevas instrucciones» de voto, en el sentido de apoyar al candidato nacionalista a la Alcaldía.

Cuando se conoció el resultado de los votos en Irún, el secretario general del PSC-PSOE, Txiki Benegas, manifestó que «tras el pacto AP-HB-PNV el señor Fraga tendrá que dejar de hablar de la unidad de España, cuando al mismo tiempo pacta con los independentistas».

«Fraga tendrá que explicar a los españoles —añadió— el pacto de AP con las metralletas y con el PNV para arrebatar la Alcaldía al PSOE, que obtuvo el mayor número de votos en Irún el ocho de mayo.»

El comité de disciplina de AP aclara que «ante la premura de tiempo» para confirmar las nuevas instrucciones recibidas, el miembro de AP que recibió la llamada, vicepresidente segundo de la junta local, al no poder localizar al presidente de la misma dio por buenas las nuevas órdenes, «a pesar de su criterio contrario, y las comunicó por teléfono al segundo electo de la coalición y éste a su compañero en el Ayuntamiento, acatándolas ambos».

 

< Volver