Autor: ;Macca, José. 
 Francia no quiere asesinos a sueldo en su territorio. 
 Los GAL desaparecen tras los acuerdos de Interior con el Gobierno francés     
 
 Diario 16.    27/06/1986.  Página: 12,13. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

NACIONAL

• El ministro del Interior francés, Charles Pasqua, se comprometió a profundizar en ¡a lucha anti-ETA a cambio de que España hiciera lo mismo respecto a los GAL

• Desde febrero, ETA ha cometido varios atentados especialmente graves, con un balance de diez muertos, y no se ha producido ninguna respuesta de los GAL

• Entre los Ministerios del . Interior francés y español sólo ha habido una fricción. Cuando Pasqua dijo de los GAL que eran personas pagadas por el Estado español

• Las medidas de seguridad de los refugiados vascos se han relajado. Ahora, su máximo enemigo ya no es el GAL, sino el propio Estado francés

Francia no quiere asesinos a sueldo en su territorio_____________

Los GAL desaparecen tras los acuerdos de Interior con el Gobierno francés

El pasado día 26 de marzo tomaba posesión el nuevo Gobierno de derechas francés, presidido por Jacques Chirac. Inmediatamente después, el titular de la cartera de Interior, Charles Pasqua, se entrevistó con los responsables policiales españoles. Los GAL no actúan desde el 17 de febrero, y no volverán a hacerlo, al menos con la infraestructura de que disponían hasta entonces. En las entrevistas hispano-francesas se habló, y mucho, de los GAL. Las autoridades francesas van a colaborar a fondo contra ETA, y como prueba esta la detención de «Txomin». Pero no quieren asesinos a sueldo en su territorio.

Melchor Miralles y José Macca/D-16

MADRID—Desde el pasado día 17 de febrero, los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) no han cometido ni un solo atentado, desapareciendo de la escena de la guerra sucia contra ETA. Ello ha coincidido en el tiempo con las negociaciones del Ministerio del Interior español y el nuevo Gobierno francés, en las que nuestros vecinos se han comprometido a atacar en serio a la estructura de la organización ETA en Francia.

Este silencio de los GAL resulta extraño si se tiene en cuenta que, desde el 17 de febrero hasta ahora, ETA ha cometido tres atentados graves en Madrid, con el balance de ocho muertos, y otros varios en el País Vasco, con el saldo de dos víctimas. Se trata de una serie de acciones que esta vez no han tenido respuesta.

Cuando el Gobierno de Jacques Chirac tomó posesión, en el Ministerio del Interior español se comentó con satisfacción el nombramiento para la cartera de Interior francesa de Charles Pasqua. Los contactos se iniciaron de inmediato. Las relaciones interministeriales han funcionado desde entonces.

Únicamente ha habido una pequeña fricción, el 24 de mayo, cuando a Charles Pasqua se le deslizaron unas declaraciones al programa «Forum», de Radio Montecarto, -en las que, tras asegurar que su Gobierno iba a hacer todo lo posible para poner fuera de circulación a los GAL, dijo literalmente respecto a los miembros de este grupo terrorista: «Son personas pagadas por un Estado para venir a arreglar cuentas a nuestro territorio.»

Ultimas condenas_________

Pese a que después manifestó que estas palabras habían sido fruto de un lapsus, y que quería haber dicho que los miembros de los GAL eran personas pagadas por ciudadanos de un país extranjero, sus palabras quedaron ahí y fueron ampliamente comentadas por los medios de comunicación franceses y algunos españoles.

Según informaron a Diario 16 fuentes del Ministerio del Interior, Pasqua se comprometió con los responsables policiales españoles a intensificar hasta el límite la política de persecución y expulsión de los activistas vascos «a cambio de que nosotros pusiéramos el mismo empeño en que los GAL desaparecieran de la escena. Se les hizo saber que nosotros no tenemos nada que ver con los GAL, pero nos comprometimos a poner todo de nuestra parte para acabar con este grupo».

Desde el Ministerio del Interior español se ha negado hasta la saciedad cualquier tipo de connivencia con los GAL, pese a los numerosos indicios que hay para pensar lo contrario y . a las manifestaciones de más de un funcionario policial que aseguran lo contrario.

Francia ha cumplido su pacto, deteniendo a Domingo Iturbe Abasólo «Txomin», máximo dirigente de la organización ETA militar. Esta misma semana, el propio «Txomin» fue condenado a un año de prisión, mientras que Isidro Garayalde «Mamarru» y Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, «Txiquierdi» eran condenados cada uno de ellos a una pena de siete años de cárcel por pertenencia a una banda de malhechores.

Juez Costeaux

Fuentes policiales francesas de toda solvencia consultadas por Diario 16 aseguraron a este periódico que «damos por terminada la actividad de los GAL. No nos importa qué ha hecho España para conseguirlo, el caso es que se logro».

Las citadas fuentes de Interior aseguraron a Diario 16 que tienen datos para pensar que los GAL, con la infraestructura de que disponían hasta ahora, no volverán a actuar.

Por otra parte, este periódico ha podido constatar en más de una ocasión en el País Vasco-francés desde el mes de marzo hasta ahora que en los círculos de los refugiados se han • • •

• España ha negado siempre que existan vinculaciones de los Cuerpos policiales con los GAL, pese a los indicios existentes relajado las medidas de autoprotección que tomaron éstos tras la aparición de los GAL. Después de cada uno de los atentados cometidos por ETA, en Bayona, Biarritz y San Juan de Luz el ambiente era de relativa tranquilidad. Los refugiados saben que los GAL llevan cuatro meses sin disparar. Para ellos, en este momento, el peligro está en las autoridades francesas.

Este dato era reflejado por el diario francés «Liberation» en su edición del día 19 de junio, en un reportaje titulado «GAL: La vía del silencio». El citado diario francés consideraba que su país había exigido a España acabar con los GAL a cambio de la intensificación de la campaña de expulsiones.

Por otra parte, este periódico ha podido constatar en medios del Ministerio del Interior español cierta preocupación por las informaciones de Prensa en las que se hacía referencia a posibles implicaciones de los servicios de seguridad españoles en las actividades de los GAL. Esta preocupación también podría haber contribuido al fin de la actividad de "los GAL.

Conviene recordar que el juez francés Gilbert Costeaux habló de estas implicaciones después de haber instruido varios sumarios- a miembros de los GAL que habían declarado que trabajaban para la Policía española. A varios miembros de los GAL detenidos en Francia se les encontró en su poder el teléfono de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao. Se dio también el caso de una acción de los GAL en la que éstos emplearon un coche cuya matrícula pertenecía a uno de los vehículos camuflados de la Policía bilbaína. En la inyestigación del asesinato de Santiago Brouard aparecen personas que eran confidentes de la Policía.

Pese a todo, las citadas fuentes policiales francesas señalaron a este periódico que «nunca se puede decir que un grupo terrorista ha desaparecido hasta que él mismo lo afirma en un comunicado público».

 

< Volver