Autor: Pagola, Javier. 
   Queman una bandera española en Baracaldo delante de la Policía  :   
 Se teme una acción similar en Rentería. 
 ABC.    20/07/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Queman una bandera española en Baracaldo delante de la Policía

Se teme una acción similar en Rentería

San Sebastián. Javier Pagóla

La bandera nacional que ondeaba en la fachada principal del Ayuntamiento de Baracaldo, con motivo de las fiestas patronales que durante estos días celebra la localidad vizcaína, fue quemada en el transcurso de la madrugada del domingo por un grupo de individuos a cara descubierta. Con este nuevo atentado hacia la bandera española se añade un punto más de indignación a la ya tensa situación que vive la Comunidad autónoma vasca en vísperas del encuentro entre Felipe González y Carlos Garaicoechea.

Según relató a ABC el alcalde accidental de Baracaldo, el socialista Pedro Barrios, que durante estos días sustituye al titular, José María Rodríguez Errentía, el lamentable hecho tuvo lugar sobre las cinco de la mañana del domingo, aunque fue ayer cuando trascendió a la opinión pública. Por encontrarse esta localidad celebrando sus fiestas patronales, la Corporación había acordado días antes que debían ondear en el balcón principal de la Casa Consistorial la bandera nacional junto a la «ikurriña» y a la enseña de Baracaldo. A la hora indicada, varios vecinos de esta población y, al parecer, ante varios testigos, quemaron la bandera española. En las proximidades del Ayuntamiento permanecía una dotación de la Policía Nacional que, sin embargo, en ningún momento llegó a intervenir. A juicio del alcalde accidental, Pedro Barrios, «quizá la actitud mantenida por las fuerzas de seguridad del Estado fue la más adecuada para evitar males mayores».

De cualquier forma, la primera medida que adoptó la Corporación fue la de arriar las otras dos banderas que los desconocidos habían dejado intactas en sus correspondientes mástiles con el objeto de que no fuera infringida la ley reguladora del uso de la bandera. Según comentaría el señor Barrios a ABC, la Corporación está totalmente decidida a colocar nuevamente las tres enseñas y «si no lo ha hecho hasta ahora se ha debido a un hecho tan sencillo como es la falta de una cuerda». «La quema de la bandera constitucional nos ha producido la lógica indignación. No es la primera vez que un grupo de individuos, por llamarles de una forma suave, han hecho una acción semejante, y me temo, desgraciadamente, que no será la última.»

En una valoración de los hechos, el alcalde accidental de la Corporación vizcaína manifestaba: «No sin cierta ironía, la verdad es que me he pasado toda la mañana mirando el diccionario para encontrar alguna palabra adecuada de cara a calificar esta acción y sinceramente no la he encontrado. Creo que habrá que inventar una nueva.» En este sentido, el señor Barrios reconocía que todos estos atentandos que se vienen perpetrando contra la bandera española corresponden a una campaña orquestada desde determinados sectores. «Son unos hechos absurdos, porque desde luego con esto no van a conseguir nada más que crear una mayor tensión.»

A pesar de ello, el alcalde accidental considera que es prácticamente imposible garantizar el que no se repitan hechos de este tipo. «Habría que establecer servicios de vigilancia permanente en todos los Ayuntamientos, y esto no es nada fácil.» El próximo jueves se reunirá la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Baracaldo, al término de la cual se hará pública la correspondiente condena oficial.

Tensión en Rentería

También el tema de la bandera continúa siendo argumento conftictivo en el Ayuntamiento de Rentería. Como ya informó ABC el pasado sábado, el alcalde de la villa, el socialista José María Gurruchaga, rechazaba una moción presentada por los concejales de Herri Batasuna en la que figuraba, entre otros puntos, el envío de la bandera nacional al Ministerio del Interior. Se recuerda que el próximo día 22 comienzan en Rentería las fiestas patronales de La Magdalena. Con tal motivo, el alcalde ordenó que durante estas fechas ondearan conjuntamente la bandera española junto a la «ikurriña» y la enseña de la villa. En relación a esta decisión se ha podido constatar en esta localidad un ambiente de cierta tensión ante el inicio de las fiestas. Así, en la noche del lunes, grupos de jóvenes colgaron en la plaza una bandera española en la que se había impreso la palabra ez (no) junto a una «ikurriña» con la expresión bai (sí).

 

< Volver