Arrestado el policía que disparó contra Ignacio Quijera. 
 Garaicoechea culpa al Gobierno de los sucesos de San Sebastián  :   
 Barricadas y enfrentamientos en varias ciudades de Euskadi. 
 Informaciones.    03/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ARRESTADO EL POLICÍA QUE DISPARO CONTRA IGNACIO QUIJERA

Garaicoechea culpa al Gobierno de los sucesos de San Sebastián

BARRICADAS Y ENFRENTAMIENTOS EN VARIAS CIUDADES DE EUSKADI

SAN SEBASTIAN, 3 (INFORMACIONES).

LA culpa de la escalada de violencia es, en la mayoría de las ocasiones, de los que detentan el Poder», dijo ayer el presidente del Consejo General Vasco, Carlos Garaicoechea, en relación con los últimos acontecimientos surgidos en Euskadi, y que han arrojado el balance de un joven muerto por la Policía y grandes disturbios callejeros. El alcalde de San Sebastián —ciudad donde se han desarrollado los más graves incidentes—, en un llamamiento hecho ayer a la población, ha denunciado la actuación de la Policía y ha pedido «calma y serenidad» a todos los donostiarras. Los incidentes se originaron a raíz de la jornada de apoyo a los refugiados vascos en Francia.

Fuentes solventes manifestaron a INFORMACIONES su preocupación por el desenlace de la jornada de hoy, que, según las mismas, se prevé más conflictiva incluso que las correspondientes al fin de semana.

Asimismo señalaron que aunque se desconocía con exactitud, dada la confusa situación existente en toda la ciudad, se tenía conocimiento de la existencia de nuevos heridos durante los enfrentamientos, si bien la mayoría de ellos de carácter leve.

Los incidentes en San Sebastián se iniciaron el pasado sábado cuando las fuerzas de orden público procedieron a disolver una manifestación no autorizada en favor de los refugiados vascos en Francia, que había sido convocada por la izquierda «abertzale». Durante los enfrentamientos, que se produjeron entre barricadas formadas por los manifestantes en diversos puntos de acceso a San Sebastián, el joven Ignacio Quijera Cedaraín, de dieciocho años de edad, resultó muerto por un impacto de bala en el tórax, procedente del arma de un policía nacional, que ayer, según fuentes dignas de crédito, fue identificado y arrestado por las autoridades, instruyéndose las diligencias oportunas. Asimismo, según testigos presenciales del hecho, se ha podido saber que el disparo fue hecho con un arma automática —posiblemente un «Cetme»—, y no con una pistola, como se pensaba en principio.

Con motivo de la muerte del joven, que, según familiares del mismo, no militaba en partido político alguno, las manifestaciones fueron multiplicándose en la capital guipuzcoana, propiciando nuevos heridos, uno de los cuales podría perder la visión en un ojo.

Ante la situación, el alcalde hizo público ayer un comunicado en el que además de invocar calma y serenidad a sus conciudadanos denunciaba al gobernador civil de la provincia por no atender a las sucesivas llamadas que, en el sentido de que retirara a las fuerzas de orden público de las calles, le habían sido efectuadas.

Bilbao, Pamplona y Vitoria fueron también ayer y anteayer escenarios de enfrentamientos entre manifestantes y miembros de las fuerzas de orden público. En la primera de las tres localidades la Policía intervino duramente contra diversos grupos de manifestantes que prendieron fuego a barricadas formadas con vehículos y lanzaron «cócteles Molotov» contra la misma, que empleó abundante material antidisturbios.

Los festejos populares, previstos en gran número para el fin de semana, fueron suspendidos en solidaridad con la protesta hecha pública por la muerte del joven Ignacio Quijera. En este sentido, tes protagonistas de un encierro en la casa consistorial bilbaína, en su mayoría familiares de refugiados y presos vascos y miembros de las gestoras proamnistía, de coaliciones y partidos de la izquierda, hicieron pública una nota invitando a secundar la huelga general prevista para hoy en San Sebastián.

En Pamplona, el balance de los enfrentamientos ocurridos el sábado ascendió a trece detenidos y un herido, que lo fue al ser alcanzado por el impacto de una pelota de goma.

CULPABLES, LOS EXTREMISMOS

El presidente del Consejo General Vasco y del P.N.V., Carlos Garaicoechea, manifestó con respecto a la muerte del joven vasco en San Sebastián que «cada vez que en este país hay algo muy importante qué decidir hay una escalada de violencia, que en la mayor parte de los casos es culpa de quienes de-

tentan el Poder». Asimismo, tras hacer responsable a la Policía de la muerte del joven, el señor Garaicoechea dijo que «nosotros sabíamos que esto iba a pasar cuando dijimos a nuestros responsables de Donostia que no asumieran las reivindicaciones por las que resultaron los sucesos de ayer sábado en San Sebastián».

«Hay que denunciar aquí, a este respecto —dijo por último—, a los extremismos, de un lado, y de otro, a la derecha cerril de Navarra, y a los pescadores de río revuelto, al nacionalismo (si así se le puede llamar) extremista de este país que, en definitiva, se identifica con esa derecha cerril.»

Por su parte, la mayoría de los partidos políticos vascos hicieron públicos ayer comunicados denunciando la «incapacidad del Gobierno para resolver los problemas de Euskadi» (P.S.O.E.) y manifestando su repulsa por la «brutal y desproporcionada» actuación de las fuerzas de orden público.

 

< Volver