Autor: Gómez Parra, Rafael. 
 Ayer tarde llegó «Pasionaria». 
 Estrictas medidas de seguridad del P.C.E. ern torno a Dolores Ibárruri  :   
 Reside en un piso de la calle de Sanjenjo. 
 Informaciones.    14/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

AYER TARDE LLEGO «PASIONARIA»

Estrictas medidas de seguridad del P. C. E. En torno a Dolores Ibárruri

• RESIDE EN UN PISO DE LA CALLE DE SANJENJO

• NAVARRO, DIRIGENTE DE CC.OO. DEL TRANSPORTE, VIAJO DESDE MOSCÚ EN EL

MISMO AVIÓN QUE LA PRESIDENTE DEL P.C.E.

MADRID, 14 (INFORMACIONES, por Rafael Gómez Parra).

Alas ocho en punto de la tarde de ayer salia por la terminal de carga del aeropuerto de Barajas en un «Seat

131», plateado, matrícula M 3211BJ, doña Dolores Ibárruri, «Pasionaria», evitando así a los periodistas

que esperaban inútilmente en la aduana y a los menos de cien militantes, la mayoría jóvenes, que se

habían trasladado hasta Barajas para recibir a la presidente del P. C. E.

Dos coches más del servicio de seguridad del partido la daban escolta. Únicamente dos miembros del

Comité Ejecutivo, los señores Bardem y Gallego, la esperaban en el coche, mientras que el resto de los

dirigentes eurocomunistas estaban ya en el piso de la calle Sanienjo, donde va a vivir Dolores Ibárruri

durante su estancia en Madrid. Vive, por tanto, al lado de la Ciudad de los Periodistas. Es un amplio piso

«dúplex».

A las doce de la noche, momento en que logramos localizar el coche y el piso, Pasionaria ya dormía,

según nos manifestó el jefe de seguridad de don Santiago Carrillo, un antiguo guerrillero antifascista de

los años cuarenta. Muy amablemente nos indicaron la imposibilidad de hablar con ella ni con nadie de su

familia. Dolores había viajado en el avión soviético que hace el vuelo regular de Moscú a Madrid, con

escala en Luxemburgo, en compañía de su hija Amaya.

En el mismo avión que Pasionaria, que iba en primera clase, viajaban también el señor Navarro, dirigente

de las Comisiones Obreras del transporte; otro sindicalista vasco y un argentino, que habían estado en

Moscú pasando varios días invitados por los Sindicatos soviéticos con motivo del 1 de Mayo. El señor

Navarro fue el dirigente del transporte al que buscaban, según todos los indicios, los pistoleros que

asesinaron el pasado 24 de enero a los abogados laboralistas de la calle de Atocha. Sin embargo, estos

dirigentes de CC. OO. no pudieron hablar en todo el viaje con Pasionaria.

En Luxemburgo, donde hacía escala el avión, sólo descendió la hija de Dolores, Amaya, y se excusó ante

los periodistas que esperaban allí, diciendo que su madre estaba muy emocionada y que no pensaba bajar

del avión hasta llegar a Madrid, Durante toda la tarde de ayer, en la sede del P.C.E. de la calle de

Castelló, estuvieron negando que Dolores llegase por la tarde a Madrid, a pesar de que a mediodía Radio

Nacional dio la noticia de que el avión soviético había salida ya de Moscú, llevando a Pasionaria. En ese

momento, el señor Carrillo, secretario general del P.C.E., se encontraba en Sevilla, donde ayer dio una

rueda de Prensa.

Nada más llegar el avión a Barajas, una furgoneta de Iberia trasladó a doña Dolores Ibárrubi desde las

escalerillas del aparato hasta la terminal de carga, donde montó en el coche del P.C.E. que la llevó en

menos de media hora hasta la calle Sanjenjo.

A las doce de la noche, el jefe de los servicios de seguridad del P.C.E. abandonaba sigilosamente la letra

A del primer piso, donde permanecían las luces apagadas y un gran silencio para no desvelar a la anciana

dirigente del P.C.E., que acababa de acostarse hacía una hora, más o menos.

«Comprenda que tiene ochenta y dos años y hoy ha sido un día lleno de emociones y de fatigas», nos dijo

el ex guerrillero mientras suavemente nos empujaba hacia la puerta de la calle. En el piso de al lado, con

la puerta del rellano abierta, se podía percibir perfectamente el jolgorio de la fiesta con la que los

dirigentes del P.C.E., Junto a sus familiares, celebraban la llegada de su presidente.

Según una de las personas que había estado junto a Dolores desde su llegada, varios miembros del Comité

Ejecutivo habían estado reunidos con ella para informarles de los últimos acontecimientos políticos y

especialmente de la situación en el País Vasco «Dolores no tiene todavía un programa de actividades,

aunque lo normal es que vaya muy pronto a Asturias, donde se presenta como candidata para el Congreso

—nos dijeron—. Ahora ya tiene pasaporte legal, como usted y como yo, y puede viajar libremente por

toda España.»

14 de mayo de 1977

 

< Volver