País Vasco. "Decir que es Estatuto es un engaño es engañar". 
 El peneuvista Marcos Vizcaya ataca a Latemendía     
 
 Diario 16.    10/09/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

10-septiembre-79/Diario 16

«Decir que el Estatuto es un engaño es engañar»

El peneuvista Marcos Vizcaya ataca a Latemendía

BILBAO, 10 (Corresponsal D16).- El diputado nacionalista Marcos Vizcaya salió ayer al paso de las declaraciones hechas en el Club Internacional de Prensa de Madrid por el diputado de HB Francisco Letamendía, en las que afirmó que «si el pueblo vasco vota al Estatuto caería en un engaño».

En un amplio comentario en el diario bilbaíno «Deia», Vizcaya replicó que «si el pueblo vasco no vota el Estatuto caería en el engaño de que, so pretexto de querer lo mejor y despreciando lo bueno, en realidad lo que persiguen es que Euskadi siga siendo probeta de ensayo para sus teorías de corte totalitario. En el engaño de quienes no pestañearían ante la inmolación de un pueblo, con tal de ver satisfechos sus objetivos».

Más adelante, considerando que Letamendía ha acusado de «pretender engañar al pueblo» a los partidos que apoyan el Estatuto, el diputado nacionalista argumenta que se trata de «libre elección, democracia».

«El pueblo vasco distingue entre la política-ficción y la política-realidad —continúa diciendo Vizcaya—; entre la actitud negativa y la positiva, entre la destrucción y la construcción, y se aparta sistemáticamente de todo lo que supone caos y anarquía. En una palabra, no quiere dar saltos al vacío más absoluto.»

Considera el parlamentario del PNV que la aceptación del Estatuto «no implica renuncia alguna a nuestras aspiraciones de nacionalistas vascos, sino que, más bien, es el primer paso», y se lamenta que sea despreciado y calificado de engaño «por quienes jamás han querido aportar nada positivo a él y por quienes no han movido un solo dedo para que salga adelante, limitándose desde el principio a criticarlo destructivamente».

Finalmente, asegura Vizcaya que el Estatuto de Guernica es «un gran instrumento para la reconstrucción de nuestro pueblo. Es la cota de libertad que aquí y ahora se ha conseguido y que no renunciamos a dejar». Reconoce que no es «enteramente su Estatuto, pero que puede ser el de la reconciliación. Decir que este Estatuto es un engaño es, precisamente engañar», concluye.

 

< Volver