País Vasco. El párroco de Sokoa se une a los encerrados de Hendaya. 
 Diez Huelguistas de hambre hospitalizados en Bayona     
 
 Diario 16.    11/09/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El párroco de Sokoa se une a los encerrados de Hendaya

Diez huelguistas de hambre hospitalizados en Bayona

BILBAO, 11 (Corresponsal D16).— El párroco de Sokoa, Pierre Larzábal, se sumó ayer a !a huelga de hambre que los refugiados vascos continúan en la iglesia de Hendaya-para ir cubriendo las vacantes de diez de los huelguistas que han sido trasladados a Bayona, por orden del equipo médico que les ha diagnosticado esta mañana una importante glucemia —pérdida de glucosa en sangre—, acompañada de falta de potasio que podría tener fatales consecuencias.

El equipo médico notificó este grave estado en siete mujeres y tres hombres a los rectores del hospital de Bayona, que, sin embargo, anunciaron que no podrían admitir a más de cinco, señalando a los demás la posibilidad de ser internados en San Juan de Luz.

Según los huelguistas de hambre, la posición de los rectores del hospital de Bayona, que aducían falta de camas, era falsa.

Asimismo, han añadido que no acudirán al hospital de San Juan de Luz porque este centro carece de material idóneo para reanimación, por lo que a últimas horas de la mañana de ayer los diez huelguistas afectados se presentaron en Bayona con la intención de quedarse en la calle en caso de no ser atendidos.

No obstante, tras polémicas entrevistas con los encerrados en la iglesia de Santa Ana, de Hendaya, los rectores del hospital accedieron que las diez personas fueron internadas en el centro hospitalario.

Familiares de presos escriben al Gobierno francés.

Los familiares de refugiados y presos políticos vascos acusados de pertenecer a ETA (m) enviaron un comunicado al Gobierno francés en el que, tras detallar tos atentados y detenciones que se han registrado desde el día 2 de julio del 78 hasta ahora, incluyendo las muertes de Francisco Javier Martínez y Eizaguirre en París, manifiestan su más enérgica repulsa «por el imcumplimiento de las leyes tal como se recogen en la Convención de Ginebra, u la que está hoy adscrito el Gobierno francés».

 

< Volver