En opinión de Garaicoechea. 
 El Estatuto de Guernica no reponde a los planteamientos de ETA- militar     
 
 ABC.    23/09/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ABC. DOMINGO, 23 BE SEPTIEMBRE DE 1979. PAG. 11

EN OPINIÓN DE GARAICOECHEA, EL ESTATUTO DE GUERNICA NO RESPONDE A LOS PLANTEAMIENTOS DE ETA-MIIITAR

«El Estatuto de Guernica evidentemente no responde a los objetivos de ETA-militar porque, entre otras cosas, no va a conseguir un sistema marxista-leninista en una república independiente.»

Así contestó el presidente del Consejo General Vasco, Carlos Garaicoechea, a una de las preguntas de la entrevista concedida a la agencia Efe en la que, además, también dijo que «una de las pristieras preocupaciones del CGV, en esta etapa, ha sido el problema de la crisis económica y, por consiguiente, del paro y la situación industrial.

—¿Después de las últimas elecciones del 1 de marzo, la política del País Vasco se ha desviado hacia el bloque nacionalista deshancando á los partidos que tienen ámbito de influencia en todo el Estado: «los centralistas»?

—Cada momento político pone de mayor o menor relieve las diversas contradicciones que los partidos tienen entre sí. Pero nadie debe engañarse: en el futuro surgirán de nuevo las contradicciones entre los que usted llama centralistas y nacionalistas, aunque en este momento un esfuerzo de auténtica racionalidad política haya situado a la inmensa mayoría de partidos, nacionalistas y no nacionalistas, frente a la irracionalidad de la violencia y los callejones sin salida que preconizan los nacionalistas radicales y quienes quieran que sean aliados.

—¿La lucha de ETA, tanto en el pasado como en el presente, ayuda a que se consigan «las libertades nacionales vascas» e impone en el Gobierno de Madrid un «ceder» continuo a las reivindicaciones del pueblo vasco?

—Es muy difícil dar respuesta matemática a tal pregunta. Creo que ETA en el pasado contribuyó enormemente al derrocamiento de la dictadura y a la causa vasca. Hoy pone en peligro serio el desarrollo democrático y, consiguientemente, las libertades nacionales vascas.

Si ciertos círculos de poder han podido ser sensibles a las presiones de ETA, otros han podido encontrar en sus objetivos y actuaciones una razón para no «empezar cediendo» y, por el contrario, cerrarse en banda, ya que ETA anuncia que en todo caso va seguir dando guerra... Por eso, yo oreo que, al margen de esta doble consideración, lo que está claro es que pone en peligro grave el proceso democrático y autonómico, y hay riesgos que son demasiado graves como para excusarlos por otros supuestos beneficiosos... Todo ello, aparte de cuestiones de principio, qué no pueden olvidarse.

—El sector que propugna la abstención, ¿aceptará los resultados del referéndum si el Estatuto de Guernica es aprobado mayoritariamente?

—Creo que sería más o menos posible, en buena medida, según la implantación que este sector abstencionista pueda - invocar a la vista de los resultados del referéndum.

LA ABSTENCIÓN SERA DEL TREINTA POR CIENTO.—Si el Estatuto de Guernica sale votado mayoritariamente, ¿quitaría fuerza a Herri Batasuna e impondría que ETA abandonara su lucha armada?

—Evidentemente, el Estatuto no responde a los objetivos de ETA militar, porque, entre, otras cosas, no va a conseguir un sistema marxista-leninista en una República independiente. Pero creo que algunas sectores de Herri Batasuna, sinceramente nacionalistas y que no tienen nada de marxistas-leninistas, aunque sean acompañantes de otros que lo son y quizá dirigen el cotarro, abandonarían sus actuales posiciones si ven que el Estatuto da el juego real que su texto permite y, en esto, el Poder central va a tener en buena medida la palabra.

—Si el referéndum no fuese votado por mayoría afirmativa, ¿supondría que el CGV dejará de gobernar?

—El Estatuto será aprobado por mayoría de «síes» o será rechazado por mayoría de «noes». En el prinrer caso, el Consejo y el Gobierno subsiguiente gobernarán. Desde luego, en el cómputo de 1» abstención nadie va a dejar de tener en cuenta la abstención técnica normal, que como mínimo suele rondar el treinta por ciento o más.

A partir de ahí, veremos si la abstención restante tiene relevancia suficiente como para alterar la primera consideración hecha en esta respuesta.

—Cuando el Consejo General Vasco consiga todas las atribuciones en las diversas materias, ¿conseguirá la reconciliación y que ETA abandone la lucha armada?

—El que gobierne este país tendrá que hacer respetar la Ley a todo el mundo y, entre otros, a ETA. Pero quien gobierna tiene, ante todo, que poseer visión política, ser estadista, tener perspectiva histórica, como suelo decir con frecuencia. En este sentido, también he afirmado que habrá que hacer un enorme esfuerzo de imaginación y generosidad para una eventual reconciliación.

CONTRA LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO FRANCÉS.—¿El debate sobre al Estatuto de Guernica debe hacerse únicamente entre nacionalistas o con las demás fuerzas políticas?

—Los nacionalistas no aceptamos que se excluya del debate a nadie que haya participado en la elaboración del Estatuto. Queremos evitar el posible intento de Herri Batasuna de una visión «sectorizada» del Estatuto. Esto es, que aparezca ante amplios sectores de la sociedad vasca como un tema que incumbe sólo a los nacionalistas más o menos radicales, con el consiguiente desinterés o rechazo de tales sectores, y el favorecimiento consiguiente de la abstención, que es lo que HB persigue.

El presidente del CGV afirma que esa organización no conseguirá un sistema marxista-leninista en una república independiente

 

< Volver