Castells, senador de Herri Batasuna. 
 "ETA, más fuerte que nunca"     
 
 Diario 16.    28/09/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El INRI vasco

Algunos izquierdistas vascos son tan profundamente católicos que llegan a ser blasfemos. El senador (blasfemia) Mikel Castell acaba de declarar (blasfemia) que en el País Vasco, por culpa de «la ocupación fascista» (blasfemia), «no hay libertad para el votante» (superblasfemia).

Si el señor Castell se quitara los escapularios de los ojos, vería con claridad que, si en el País Vasco no hay libertad para el votante, el mérito corresponde única y exclusivamente a la ETA. Si el senador (blasfemia) Castell se toma un chiquito en cualquier lugar de San Sebastián, Bilbao e incluso Vitoria, observará que nadie se estremece de miedo para hablar mal de las fuerzas de ocupación fascistas (blasfemia ingenua y torpe), sin que tampoco nadie se atreva a poner siquiera en duda a los asesinos (antiblasfemia) de la ETA.

En cualquier país normal, el senador (blasfemia) Castell estaría, no en la cárcel, donde sólo van los cuerdos, sino en un muy especial sanatorio para dementes de catecismo antiguo. Si, como ha dicho un socialista vasco, la cruz del País Vasco se llama Telestoro Monzón, el INRI no puede ser más que el arcángel de la metralleta llamado Castell. Sin blasfemia alguna.— Ruth.

 

< Volver