Aplazada una pregunta del diputado Busquets al Gobierno. 
 Contra la intoxicación a los militares     
 
 Diario 16.    02/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Aplazada una pregunta del diputado Busquets al Gobierno

Contra la intoxicación a los militares

MADRID, 2 (D16).- El diputado socialista Julio Busquéts ha formulado al Gobierno una pregunta sobre las medidas contra la campaña de intoxicación de la opinión militar, realizada por periódicos de extrema derecha, que podría incurrir en delito de incitación a la rebelión.

Incluido en el orden del día de la reunión que mañana celebra la Comisión de Defensa del Congreso de Diputados, este tema no podrá ser tratado ante la probable inaxistencia del ministro de Defensa.

Esta pregunta ha sido retirada del orden del día, después de que la Comisión recibiera un telegrama de la presidencia de la Cámara indicando que probablemente el ministro Agustín Rodríguez Sahagún no podría asistir mañana a la sesión.

Por la misma razón también se ha suprimido del orden del día otra pregunta del diputado socialista Carlos Navarrete, sobre la instalación de una base de misiles en Almonte (Huelva).

A raíz de otra ola terrorista

La pregunta del diputado Julio Busquéis, comandante de Ingenieros retirado y ex miembro de la Unión Militar Democrática (UMD), se basa, en un artículo publicado por el diario «El Alcázar», órgano de la Confederación Nacional de Combatientes, el 31 de mayo de 1979.

A raíz de los asesinatos del teniente general Gómez Hortigüela y dos de sus ayudantes, Ángel Palomino, en el citado diario, escribió: «Una vez más, la sangre ha encharcado —tantas, tan demasiadas veces— el despacho político del vicepresidente primero del Gobierno de UCD», según recoge la pregunta de Busquéis.

Plante dé los generales ante el Rey

«Los generales han comprendido —continuaba Palomino— que esta situación no pueden tratarla ya con el Gobierno de UCD, ni con los partidos políticos; que desde el más moderno de los tenientes generales hasta el más antiguo... tienen razones éticas, tácticas y estratégicas para decidir que ni el indiscriptible señor ministro de Defensa, ni el general Gutiérrez Mellado, ni el presidente Suárez, son interlocutores aceptables —en realidad son ya absolutamente inaceptables.»

Según recoge el «Boletín de las Cortes», que publica la pregunta de Busquéis, Palomino añadía: «Los generales merecen otro trato que el que han recibido de los políticos... Son los políticos quienes les impiden ejercer su deber y su derecho y, en consecuencia, es lícito pensar en que... pueden y deben exponer la situación, plantear el problema y proponer soluciones al capitán general de los Ejércitos: Su Majestad el Rey.»

¿Incitación a la rebelión?

El diputado socialista, tras señalar que dicho artículo pudiera incurrir en el delito de incitación a la rebelión, formula al ministro de Defensa las siguientes preguntas:,

—¿Se ha ordenado a la autoridad judicial correspondiente que abra el correspondiente expediente para averiguar si el citado artículo es constitutivo de delito?

—¿Qué medidas ha tomado su Ministerio para hacer frente a la sistemática campaña de intoxicación de la opinión militar que están haciendo algunos rotativos de extrema derecha?

 

< Volver