Autor: Soriano, Manuel. 
 Hoy se jubila el presidente de la Sala II del Tribunal Supremo. 
 Aplazadas las acciones judiciales contra Monzón y Letamendía     
 
 Diario 16.    08/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario 16/8-octubre-79

Hoy se jubila el presidente de la Sala II del Tribunal Supremo

Aplazadas las acciones judiciales contra Monzón y Letamendía

Manuel Soriano

MADRID.- Las acciones judiciales contra los diputados vascos Telesforo Monzón y Francisco Letamendía quedarán paralizadas temporalmente al haber cesado hoy en su cargo, por jubilación, el presidente de la Sala II del Tribunal Supremo, Adolfo de Miguel y Garcilópez.

El citado magistrado cumplió ayer setenta y tres años y el último Consejo de Ministros decidió no concederle una nueva prórroga para seguir ejerciendo la presidencia de la Sala II del Tribunal Supremo, según pudo saber D16, en fuentes solventes.

La edad de jubilación de los magistrados está fijada en los setenta años. Hasta los setenta y cinco pueden seguir ejerciendo si el Gobierno les concede una primera prórroga de dos años y tres de un año. De Miguel disfrutó de la primera y se le ha denegado ahora la siguiente.

Al quedar sin presidente la Sala II del Tribunal Supremo, permanecen paralizadas temporalmente las acciones judiciales que podrían emprender contra los diputados de Herri Batasuna, caso de ser levantada su inmunidad parlamentaria.

Terminó el plazo

Finalizado el plazo de que disponía, el Congreso de los Diputados decide mañana si concede, o no, el suplicatorio que dicha Sala solicitó para procesar a Monzón y a Letamendía por los presuntos delitos de apología del terrorismo y ocupación indebida de la Diputación Foral de Álava en febrero de este año.

La Comisión de Suplicatorios del Congreso se reúne hoy en sesión secreta para emitir el dictamen correspondiente que debatirá mañana el Pleno de la Cámara a puerta cerrada.

Todos los grupos parlamentarios coinciden en valorar delictivamente la actitud y declaraciones de los diputados de Herri Batasuna que, a su juicio, merecen el procesamiento.

Sin embargo, han venido considerando las consecuencias negativas que para el referéndum autonómico vasco tendría el inmediato procesamiento de Monzón y Letamendía. Consideran que serían utilizados como bandera política en la campaña contra el Estatuto de autonomía, al que se oponen Herri Batasuna y ETA militar.

La Comisión de Suplicatorios ha venido estudiando distintas fórmulas para evitar que, al conceder el levantamiento de la inmunidad parlamentaria, el Supremo procesara a Monzón y Letamendía antes del 25 de este mes, fecha de la celebración del referéndum autonómico.

No a la inmunidad

El partido gubernamental mantiene la tesis de que la institución del suplicatorio no protege a los diputados de Herri Batasuna, ya que desde que fueron elegidos no ejercieron una sola función de parlamentarios.

En base a este planteamiento el Pleno del Congreso podría decidir mañana no contestar a la petición de la Sala II del Supremo. En este supuesto, el del silencio, el Tribunal Supremo entendería, según las normas, que se ha levantado la inmunidad parlamentaria a los diputados encartados.

De Miguel no quería esperar

La Sala II podría disponer el inmediato procesamiento, pero esa iniciativa queda ahora paralizada temporalmente al no contar con presidente. La elección de éste requiere la presentación de una terna al ministro de Justicia por parte de los presidentes de Salas del Supremo, quienes deberán elegir de entre los magistrados con más de cinco años de ejercicio. El nombramiento lo efectúa posteriormente el Consejo de Ministros.

De Miguel y Garcilópey, había rechazado la sugerencia de solicitar un nuevo suplicatorio, englobando la querella que el fiscal general del Estado presentó al Supremo contra Monzón por unas posteriores declaraciones que efectuó a «Le Fígaro», en las que exaltaba la actitud terrorista de ETA.

Medios parlamentarios consideraban que la continuada actitud delictiva de Monzón exigía un pronunciamiento global del Congreso. Politicamente, también se tenía en cuenta que la petición de otro suplicatorio ofrecía al Congreso la posibilidad de contar con sesenta días de plazo para dar luz verde al procesamiento, por lo que podría pronunciarse después de celebrado el referéndum autonómico vasco.

La semana pasada el fiscal general del Estado presentó ante el Supremo nueva querella contra Monzón por la rueda de prensa que mantuvo el mes "pasado con corresponsales extranjeros. Esta iniciativa es interpretada también como un nuevo intento para que la Sala II del Supremo solicitara al Congreso otro suplicatorio.

 

< Volver