El Congreso decidió esperar al referéndum del Estatuto. 
 Congelado el procesamiento de Monzón y Letamendía     
 
 Diario 16.    10/10/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

2/información general

El Congreso decidió esperar al referéndum del Estatuto

Congelado el procesamiento de Monzón y Letamendía

MADRID.- El Tribunal Supremo no podrá emprender acciones judiciales contra los diputados de Herri Batasuna, Telesforo Monzón y Francisco Letamendia, antes de la celebración del referéndum autonómico vasco.

Así fue interpretado por la mayoría del Congreso de los Diputados el dictamen que sobre el caso aprobó ayer el Pleno de la Cámara decidiendo dejar en suspenso el pronunciamiento final sobre los suplicatorios.

El Congreso de los Diputados solicitó al presidente del Tribunal Supremo un sumario más detallado sobre los presuntos delitos cometidos por Monzón y Letamendía, requisito que se considera «absolutamente necesario» para que la Cámara tome una decisión.

Hasta el próximo día 20 dispone el presidente del Congreso para comunicar este acuerdo a la Sala II del Tribunal Supremo, que pidió el levantamiento de la inmunidad parlamentaria dé los diputados de HB, con objeto de procesarlos.

Debate sereno

El tribunal no podrá procesar inmediatamente a Monzon y Letamendia que la autorización preceptiva del Congreso ha sido denegada momentáneamente. Cuando el Supremo remita a la Cámara nuevos detalles, otro pleno del Congreso tomará la decisión definitiva.

El debate de ayer, que duró aproximadamente una hora, transcurrió a puerta cerrada en un ambiente de total serenidad en el que la palabra «prudencia» fue intensamente repetida, según los testimonios de algunos parlamentarios.

El presidente de la Comisión de Suplicatorios, el centrista José Ramón Pin Arboledas y el comunista Josep Solé Barbera defendieron el dictamen que la Comisión elaboró el día antes y que fue finalmente aprobado por el Pleno.

Fraga: Es un disparate

Las peticiones en contra del dictamen lass mantuvieron Manuel Fraga, de CD y el ultraderechista Blas Pinar, en nombre del grupo mixto. Fraga calificó de «disparatado» el dictamen, comentando con un grupo de periodistas, al final de la sesión, la decisión del Pleno.

El líder de Alianza Popular mantuvo que el Congreso debió conceder ayer el suplicatorio. Y, a su juicio, "el dictamen aprobado significa un no pronunciamiento o silencio de la Cámara, supuesto éste que regla-

mentariamente implica la concesión del suplicatotio.

Antes de la votación, el líder socialista Felipe González pidió a UCD que aclarase el sentido y alcance del dictamen. El portavoz centrista, Antonio Jiménez Blanco, manifestó que el dictamen no permite que el Supremo pueda procesar ahora y en base a él, a los diputados de HB.

Hecha esa aclaración, el PSOE manifestó estar dispuesto a votar favorablemente el dictamen.

Jiménez Blanco reconoció a D16, en los pasillos y en presencia del socialista José Bono, que en el Pleno había mantenido la siguiente postura: «Votar sí al dictamen es votar no a la concesión de los suplicatorios ahora.»

Fue precisamente José Bono quien defendió una enmienda socialista al dictamen, consistente en recalcar la denegación del suplicatorio.

El PSOE proponía que al final de. la resolución se añadiera: «En consecuencia, en este acto, se deniega este suplicatorio sin perjuicio de que, a la vista de informaciones sumariales posteriores, se tome una resolución definitiva.»

Ésta propuesta fue rechazada por 104 votos a favor, 148 en contra (UCD y CD) y 36 abstenciones (el PC, entre otros).

Prieto defendió a José Antonio

En los viejos pasillos de la Carrera de San Jerónimo se recordó ayer que en 1934 se dio un precedente similar a la decisión tomada ayer por el Congreso. En aquella ocasión, las Cortes de la República ya habían concedido el suplicatorio contra José Antonio Primo de Rivera por tenencia ilícita de armas, Sin embargo, posteriormente, el Congreso pidió el aplazamiento del proceso, sugerencia que admitió el Supremo.

Pero, curiosamente, se recordaba también ayer que la defensa del líder falangista Primo de Rivera la realizó el dirigente socialista Indalecio Prieto, basándose en la valoración política de no facilitar un mártir al fascismo.

En este caso, la fórmula encontrada ayer, según los comentarios más generalizados, pretende evitar que los sectores separatistas vascos, que se oponen al Estatuto de autonomía, hagan su propaganda esgrimiendo las «víctimas» de Monzón y Letamendía.

10-octubre-79/Diario16

 

< Volver