«No existen diferencias entre socialismo y comunismo». 
 Larga entrevista televisada con Carrillo  :   
 «Los comunistas no quemaron iglesias». 
 Diario 16.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

«NO EXISTEN DIFERENCIAS ENTRE SOCIALISMO Y COMUNISMO»

Larga entrevista televisada con Carrillo

«LOS COMUNISTAS NO QUEMARON IGLESIAS»

«SOMOS PARTIDARIOS DEL SINDICATO ÚNICO»

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

EN su programa "lnforme Especial», Televisión Española emitió ayer una entrevista, de veinte minuto

de duración, con el secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo.

En contestación a las preguntas de don Eduardo Botillos, el secretarlo general del P.C.E., que aparecía

mucho más recatado, menos expresivo y menos convincente que en sus múltiples apariciones en publicó,

afirmó que «no existe ninguna diferencia entre socialismo y comunismo», si bien que sí existen respecto a

los movimientos socialdemócratas que funcionan en Europa. El señor Carrillo manifestó que, en la

actualidad, su máxima preocupación es la situación económica: «Debe elaborarse —dijo— un plan

económico a cuatro o cinco años para remediar el paro, no un pacto social que vaya en contra de las

clases más necesitadas. Los grandes medios de producción deben ser socializados, con atención especial a

los carburantes y productos alimenticios. Las pequeñas y medianas empresas, que pueden representar el

80 por loo del total, deberán subsistir largo tiempo al lado do las socializadas.»

NO ES UN PARTIDO ATEO

Tras afirmar que el eurocomunismo es una realidad y que acepta la pluralidad de partidos, definió la

libertad como la posibilidad de que «usted, y yo, y el señor Praga, y todo un amplio abanico de opciones

políticas, podamos hablar, recabar el sufragio universal y aceptar los resultados. Que sean respetadas las

opiniones de todos, sin que se pueda ir a la cárcel como si la libre expresión fuera un crimen.» Respecto a

la Iglesia, Santiago Carrillo afirmó que el P.C.E. no ha quemado nunca las Iglesias, y él, personalmente,

en 1936 salió a la calle para tratar de impedir que otros lo hicieran: «El Partido Comunista, en su

programa, no se declara ateo, y dentro del Partido Comunista de España hay muchos creyentes y

sacerdotes que, consideran que hay aspectos sociales del marxismo que son compatibles con sus creencias

religiosas. El Partido Comunista quiere relaciones cordiales con la Iglesia, a la que reconocemos el peso

que tiene en nuestro país.»

El secretario general d e ¡ Partido Comunista de España afirmó que su partido acepta que junto a la

enseñanza pública pueda existir la privada; aceptó la necesidad de reconocer legalmente el divorcio y

puso de manifiesto que, ante el tema del aborto, el P.C.E. es partidario de divulgar el uso de los

anticonceptivos y la planificación familiar, si bien es preciso regular la realidad social del aborto para

evitar los peligros de su existencia clandestina.

Al ser interrogado sobre la posibilidad de que el P.C.E.

sea considerado un partido conservador, Carrillo afirmó: «Nosotros somos la izquierda en este país y no

tenemos necesidad de argumentarlo de otra manera. Somos la izquierda, pero tenemos sentido de la

realidad y somos un partido con cabeza. Si eso se interpreta como ser moderados, pues entonces,

efectivamente, lo somos.» Respecto a la actitud del P.C.E. hacia los partidos de la extrema izquierda,

Carrillo manifestó que «ante todo estos partidos han de ser legalizados igual que lo hemos sido nosotros.

Pero respecto a que puedan ser una alternativa a la izquierda del P.C.E., yo considero que en España la

única alternativa posible es el eurocomunismo. Lo demás es utopia, mimetismo hacia otros países. Pero

en cualquier caso yo respeto la opinión de los demás.

SINDICATO UNICO

Sobre las relaciones entre Comisiones Obreras y el Partido Comunista de España, Santiago Carrillo

afirmó que nunca ha habido otras que el simple hecho de que los líderes obreros más conocidos han sido,

además de luchadores en el mundo del trabajo, comunistas: «Pero yo creo que los sindicatos no deben ser

de los partidos. Nosotros somos partidarios de que, finalmente, se pueda llegar a la formulación de un

sindicato único donde estén representadas proporcionalmente las diferentes corrientes políticas e

independientes.»

Finalmente, sobre la adscripción de España a los pactos defensivos internacionales, Carrillo manifestó

que el P.C.E. cree que no debe haber bases americanas en España, como no debe haber bases extranjeras

en ningún país: «Las bases americanas en España las debería ocupar el Ejército español, pero éstas deben

permanecer, mientras se mantenga el actual equilibrio y no se llegue aun acuerdo con toda Europa. En

cualquier caso yo creo que España debería mantener la política de país "no alineado". La O.T.A.N. y el

Pacto de Varsovia son un obstáculo a las nuevas condiciones políticas que están surgiendo.»

• «Si no queremos que el proceso de la democracia se malogre, hay que poner fin a la violencia en el País

Vasco», señaló Santiago Carrillo en el mitin que organizó el Partido Comunista canario en el estadio

Insular, con asistencia de unas diez mil personas.

En el transcurso de su intervención, el secretario general del P.C.E. condenó la violencia y el secuestro

del señor Ybarra, y pidió amnistía para los presos políticos vascos.

 

< Volver