El inspector Carlos Sanz, enterrado en Pamplona. 
 Cirarda: Al asesinato hay que llamarlo por su nombre     
 
 Diario 16.    10/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El inspector Carlos Sanz, enterrado en Pamplona

Cirarda: Al asesinato hay que llamarlo por su nombre.

PAMPLONA (Corresponsal).- El arzobispo de Pamplona, monseñor Cirarda, manifestó ayer, citando a Juán Pablo II, que «nadie tiene derecho a llamar al asesinato con otro nombre distinto», como reacción ante el atentado que costó la vida al inspector-jefe de la Brigada Regional de Investigación Criminal, que fue enterrado" ayer en la capital navarra.

En el escrito del arzobispo, una carta dirigida a sus diocesanos, monseñor Cirarda pide a quienes se han dejado seducir por la idea de que el matar puede causar ira y libertad, que rechacen todo propósito de sangre. Concluye monseñor Cirarda pidiendo de rodillas, de todo corazón, el cese de la violencia.

Por su parte, el presidente de la Diputación Foral de Navarra, Jaime Ignacio del Burgo, senador por UCD, remitió una carta al gobernador civil en la que, entre otras cosas, dice «ha muerto un navarro que como buen hijo de Navarra encontró en la Policía la manera de servir a España y a nuestro pueblo. Carlos Sanz ha sido asesinado por defender la libertad de Navarra y el derecho de su pueblo a vivir en paz».

Condenas de partidos

En parecidos términos se pronunciaron el Partido Carlista, el PNV, el PTE, Partido Comunista y el PSOE.

HB no condena

En general todas las manifestaciones de repulsa coinciden en atacar duramente aquellas organizaciones que de algún modo apoyan el terrorismo.

Conviene señalar en este sentido que la junta de portavoces del Parlamento encuentran representadas las principales Tuerzas políticas, acordó en su última reunión, con el voto en contra de HB, manifestrar su «duelo y repulsa ante el asesinato».

El representante de las citada coalición abertzale dijo que expresaba únicamente a título personal su condena por el hecho. Enterrado ayer.

Poco después de las tres de la tarde de ayer fueron inhumados los restos mortales de inspector-jefe de la Brigada Regional de Investigación Criminal de Pamplona, Carlos Sanz, asesinado el lunes en atentado.

Varias personas aplaudieron al paso del cortejo y corearon los gritos de «Viva España» y «Muera ETA», en medio de una fuerte tensión ambiental.

Funeral

A los gritos de «ETA, cobarde, mata por la espalda», vivas a España y «Navarra, sí; Euskadi, no», y en medio de una fuerte tensión terminó ayer por la noche el funeral en memoria de Carlos Sanz.

Asistieron al acto religioso todas las autoridades civiles y multares de la provincia, así como los alcaldes socialistas de las principales.

 

< Volver