Declaraciones de tres dirigentes a "Cambio 16". 
 Los polis-milis no dejarán la lucha armada     
 
 Diario 16.    13/10/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Declaraciones de tres dirigentes a «Cambió16»

Los poli-milis no dejaran la lucha armada.

MADRID.- La organización vasca ETA (p-m), en contra de anteriores manifestaciones, se ratifica en la necesidad de continuar la lucha armada, en una entrevista que publica esta semana la revista «Cambió16».

«La lucha armada —dicen tres de sus dirigentes— va a continuar. La VII Asamblea previo que en la democracia burguesa las formas de dominación iban a cambiar y habría que cambiar también las formas de lucha política y lucha armada, pero eso no quiere decir el abandono de ésta.»

Los etarras, que aparecen encapuchados y centran su conversación en el Estatuto de Guernica, explican su convicción de que «no habrá revolución sin insurrección armada.

Como no creemos en los Reyes Magos —añaden— entendemos que hay que comenzar desde ahora a preparar la organización de cuadros militares, medios materiales y logísticos, para que cuando las masas estén decididas a dar ese salto cuenten con qué hacerlo».

Fantasma militar

Los tres poli-milis, que arremeten contra Herri Batasuna (HB) —«los duros, los que no negocian»-, al recordarles «la ida a Madrid para ampliar los Fuero de Navarra, en lo que coinciden con la oligarquía» o «las negociaciones sobre los refugiados con el Gobierno francés», opinan también sobre una posible

intervención militar en Euskdi.

«Creemos que hoy el poder —confiesan— ha optado por una vía democrática, burguesa, de convencimiento, de control político e ideológico, y que, por tanto, una aventura militar en Euskadi no entra dentro de sus planes.»

«En el caso de que optaran por una intervención militar —matizan—, no dudaríamos en atacar al poder allí donde más le podría doler, y no necesariamente en Euskadi. Llevaríamos nuestra intervención donde fuera preciso y estamos preparados para hacerlo.»

«Milis» contrarrevolucionarios

Los dirigentes de la organización etarra, que reconocen, sin embargo, que «la actitud de ETA (m) puede provocar una intervención militar», valoran el hecho como «desfavorable para las fuerzas revolucionarias vascas, ya que no hay una organización armada preparada para la victoria».

«Hoy -puntualizan-volar el Parlamento o matar al Rey supondría volver a la situación de cuarenta años atrás y tener que empezar de cero. Y si existen sectores de los «milis» que persiguen esto, les decimos que es totalmente contrarrevolucionario.»

Reventar el Estatuto

La actitud favorable de los «poli-milis», hacia el Estatuto es también abordada en la entrevista de «Cambiólo». Sin embargo, detrás del «sí» los etarras destacan su propósito de «exprimir y reventar el Estatuto, que es un marco de libertades más amplio para llegar al socialismo y a la independencia».

Sólo asi «será posible —proclaman— forjar la unidad en un solo partido para la revolución y también una potente organización armada dependiente de este partido».

Los tres encapuchados, a lo largo de la entrevista, comprometieron al PNV y al PSOE a resolver la intregación de Navarra a Euskadi, el problema de los refugiados y el de la amnistía «porque el Estatuto no funcionará con presos políticos en las cárceles».

«La mejor manera de que la UCD —dicen en otro momento— realice lo que viene anunciando, «romper» a HB y a ETA (m), es colaborar en la resolución de estos temas, pues son los que los alimentan.»

Los dirigentes etarras, en la entrevista de «Cambiólo», confirman «las negociaciones con el Gobierno de Madrid», en las que «Suárez ha estado directamente implicado», ponen de relieve la existencia de «gente interesada en enfrentarnos con HB», y lamentan «profundamente las víctimas causadas en Madrid», de las que responsabiliza al Gobierno Civil y al jefe superior de Policía.

 

< Volver