No había protección policial. 
 EMK ocupó los estudios de Televisión en Bilbao     
 
 Diario 16.    17/10/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario 16/17-octubre-79

No había protección policial

EMK ocupó los estudios de Televisión en Bilbao

BILBAO (Corresponsal).— Cuarenta militantes de EMK (Movimiento Comunista de Euskadi) protagonizaron ayer en Bilbao la primera ocupación de estudios de Televisión Española (TVE), realizada en territorio del Estado Español.

La ocupación, facilitada por la ausencia de la Fuerza Pública en los estudios, fue realizada para protestar por la distribución de espacios televisivos.

Los militantes de EMK mantuvieron la ocupación durante dos horas a partir de las doce del mediodía, evitando que se pudieran emitir los diez minutos de espacios gratuitos concedidos a los partidos en la campaña del Estatuto y el espacio informativo «Telenorte».

Silencio en Madrid

Los encerrados justificaron su actitud «por que la dirección de Televisión Española de Madrid se negó a informar del desarrollo de la ocupación», condición presentada por los militantes de EMK para abandonar los estudios.

Los participantes de la ocupacion abandonaron los estudios, situados en plena Gran Vía bilbaína, a las dos de la tarde, justo en el momento en que la Fuerza Pública llegaba a los estudios regionales de TVE. «Se han cruzado en los ascensores», señaló un redactor del informativo regional.

Mientras se mantuvo la ocupación, una comisión de EMK se entrevistó con el director de Medios de Información del CGV, Juan Manuel Epalza, quien les indicó que «es una ingenuidad pedir al padre de la criatura (el Estatuto) más espacios para la abstención.

Los dirigentes de EMK entregaron, no obstante, al directivo del CGV un documento de protesta por «la

injusta distribución del tiempo en antena de televisión entre las distintas opciones que se presentan en el referéndum del Estatuto».

«Una distribución que otorga 270 minutos, más 210 en el Segundo Canal de programación para defender el voto afirmativo y sólo quince minutos para los partidarios de la abstención.»

En un comunicado, el partido de izquierda vasco señala, además, «la marginación antidemocrática de la televisión de la mayoría de las fuerzas políticas de Euskadi, entre ellas el EMK; la utilización de fondos públicos en la financiación de una parte de la campaña en favor del voto afirmativo en el referéndum a través de la campaña desplegada por ese Consejo General; la presión inmoral que la iglesia católica está haciendo sobre el pueblo a favor del voto afirmativo y la coacción que sobre los trabajadores supone el lijar la fecha del referéndum en día laborables, en contra de una de las. opciones posibles: la abstención».

Cinco detenidos.

Este documento presentado al CGV fue profusamente distribuido en las proximidades del centro de televisión regional por varios jóvenes que transmitían a través de un servicio de megafonía el texto del comunicado y explicaban los motivos de la ocupación del centro regional de TVE.

La Policía detuvo a los cinco jóvenes que fueron puestos posteriormente en libertad, aunque les fue incautado provisionalmente el servicio de megafonía, el vehículo, un R-5 y una pancarta.

Por su parte, el PNV condenó la ocupación de los estudios de televisión, «lamentando profusamente

los procedimientos empleados en esta ocupación contra la libertad de expresión y la libre discusión de las ideas con argumentos y posturas que nada tienen que ver con planteamientos democráticos».

Según un comunicado de la oficina de prensa del PNV, «el criterio seguido por el CGV para la distribución de los espacios gratuitos en los medios de comunicación social del Estado se fundamenta en dos principios básicos de la democracia que el Parlamento es el representante legal y auténtico del pueblo y, que en la democracia la mayoría debe saber convivir con la minoría».

Censura centralista

Por su parte el comité de empresa de Radiotelevisión española en Euskadi elaboró un comunicado en el que se pronuncia por la libertad de expresión y manifiesta su repulsa ante la actitud tomada por los rectores de televisión «que desde Madrid han querido una vez más hurtar a la opinión pública una noticia».

 

< Volver