Paro generalizado en Ondáorra por el etarra muerto     
 
 Diario 16.    20/10/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

20-octubre-79/Diario16

Paro generalizado en Ondárroa por el etarra muerto

A lo largo del día de ayer la población costera de Ondárroa efectuó un paro generalizado en protesta por la muerte del joven Francisco Aldanondo por la Guardia Civil.

Para hoy se prevén incidentes en esta localidad y en la capital guipuzcoana, donde varios partidos de la izquierda radical han convocado una concentración.

Bilbao (Corresponsal) — La localidad vizcaína de Ondárroa, colindante con la provincia de Guipúzcoa, permaneció ayer prácticamente paralizada tras los sucesos ocurridos el pasado miércoles en las inmediaciones de Tolosa y en los que perdió la vida Fran Aldanondo «Óndarru», vecino de Ondárroa.

Al día siguiente de los hechos la mayor fábrica de esa localidad cesó en sus actividades, así como la ikastola y diversos establecimientos y comercios. Al mediodía del mismo jueves más de 500 personas protagonizaron una asamblea en la que se acordó el paro total para ayer.

Inmediatamente después se celebró una manifestación por diversas calles que terminó en el Ayuntamiento, donde se colocó una ikurriña a media asta en señal de duelo. Posteriormente sería quitada ante la exigencia de la Guardia Civil de izar conjuntamente la ikurriña y la bandera española.

A las ocho y media de la tarde del jueves el alcalde de Ondárroa suspendió, en medio de una fuerte tensión, el Pleno extraordinario convocado para tratar el tema de las banderas. Tras un acalorado debate, interrumpido en diversas ocasiones por los numerosos vecinos que se congregaron, se procedió a la votación de las dos únicas alternativas presentadas: Que la ikurriña ondease en solitario o la no colocación de ambas banderas. Siete votos a favor de la segunda propuesta superaron a los seis que eran partidarios de que ondeara únicamente la ikurriña.

Como consecuencia del resultado se produjo una fuerte discusión que obligó al alcalde a suspender el Pleno en medio de un fuerte escándalo.

Llegada del cadáver

Sobre las diez y cuarto de la noche, llegó a Ondárroa el furgón fúnebre que transportaba los restos de Francisco Aldanondo, precedido dé otro vehículo en el que viajaban la madre del fallecido, una hermana y un cuñado. A la entrada de la localidad pesquera, un millar de vecinos que esperaban desde las seis de la tarde recibieron al féretro, acordonando al coche y acompañándole durante los trescientos metros que separa hasta el domicilio familiar en total silencio.

Al llegar a las proximidades del domicilio familiar, el féretro fue sacado por los propios amigos del fallecido, que lo condujeron hasta la misma casa. Una vez en ella y tras entonarse el himno vasco, numerosos vecinos de Ondárroa desfilaron ante el cadáver.

En la tarde de ayer, fue practicada la autopsia al cadáver, apreciándosele quince impactos de bala.

El paro fue total durante la jornada de ayer, permaneciendo cerrados la totalidad de los comercios, establecimientos públicos y fábricas.

 

< Volver