Monzón: Pediremos el ingreso en la ONU     
 
 Diario 16.    22/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Monzón: Pediremos el ingreso en la ONU

Bilbao (Corresponsal) — En dos apretadas jornadas políticas HB y sus entornos presentaron durante este fin de semana las bases de su propio Parlamento vasco, en contraposición al Estatuto de autonomía, que algún día —dijo Monzón—, pedirá el ingreso de Euskadi en la ONU.

Varias miles de personas participaron en la fiesta-mitin celebrada en la feria de muestras, de Bilbao durante la jornada del sábado y dedicada casi exclusivamente, a la presentación de las distintas ponencias y posturas que pueden ser recogidas por este contraestatuto de autonomía.

Otras 4.000 personas, con 334 cargos electos y representantes de asociaciones y organismos populares, participaron también en la aprobación de las bases de esta Asamblea Nacional de Euskadi (EHBN) y en el Día de Navarra (Nafarroa Eguna) celebrado en Guernica.

Con la llegada de varios autobuses de Navarra para completad los cerca de 4.000 participantes de la jornada del domingo en Guernica, HB intentó cubrir sus objetivos de romper con el actual proceso autonómico, sobre la basé de la movilización popular y la integración de Navarra a Euskadi.

Así lo expuso el presentador de la Asamblea Nacional en la Casa de Juntas, Josu Barandica, al señalar que «nuestro objetivo claro es presentar un órgano de eontrapoder popular que sirva de contrapeso al Estatuto que dentro de cuatro días presentará la burguesía vasca a una parte de Euskadi».

Ruptura democrática

Durante las dos horas largas de duración de la asamblea, sólo se habló en euskera con ligeras y espaciadas traducciones al castellano. Los asistentes se ratificaron en los puntos mínimos de participación para la asamblea y acordaron, por total hunanimidad, que el «biltzarre nazionala» «es la alternativa de contrapoder popular para el territorio nacional vasco, que posibilitará la consecución de la ruptura democrática y con ello la paz en Euskadi.

En este sentido no pretendemos presentar un Estatuto formal alternativo al de la Moncloa —señalaron—, sino una fórmula organizativa de contrapoder popular.»

Monzón, que presidía la asamblea junto con Castell, Letamendía, un representante de cada provincia vasca y un representante del País Vasco-Francés, abandonó la Casa de Juntas para dirigir la palabra a los reunidos en la plaza.

Monzón que no había estado en la Casa de Juntas desde que el 7 de octubre de 1936 se constituyera el Gobierno vasco, y en Guernica desde el bombardeo de la ciudad en plena guerra, señaló que «toda la filosofía del Biltzarre Nazionala se centra en crear un movimiento popular soberano y no un parlamento económico si no nacional».

Toda la alocución de Monzón fue en euskera, pero después de dirigirse a los navarros presentes en la plaza y asegurarles que HB no les abandonaría, pasó a pronunciar sus únicas palabras en castellano «para que todo el mundo me entienda y no se preste a equívocos».

«En este momento solemne en— que posiblemente comience una nueva etapa de la historia de nuestro pueblo advertimos que queremos la paz, que ofrecemos la paz —señaló Monzón—, Sólo ponemos dos condiciones: La territorialidad y la soberanía de nuestro pueblo que en esa Casa de Juntas, siglo tras siglo, nos han enseñado a respetar y defender.

Un día habrá una asamblea —concluyó Monzón—, como la de hoy, y esa asamblea pedirá la entrada de Euskadi en la ONU.»

También fueron duras las palabras del diputado Francisco Letamendía «Ortzi» y del senador Miguel Castell que habían precedido a Monzón.

«Dicen que vamos a firmar la paz, pero no podemos hacerlo con Navarra fuera de Euskadi, dijo Letamendía.

Por su parte, Castell despreció el proceso electoral actual. «Con una Euskadi ocupada no pretendemos ganar unas elecciones. Nosotros creemos en otros métodos.»

Castell hizo un llamamiento a las bases de otros partidos, especialmente al PNV, donde dijo hay gente honesta.

 

< Volver