Los abstencionistas, contra el voto por correo. 
 Garaicoechea: La participación será del 75 por 100     
 
 Diario 16.    23/10/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario 16/23-octubre-79

Los abstencionistas, contra el voto por correo

Garaicoechea: La participación será del 75 por 100

Bilbao (Correspnsal) — La participación en el Estatuto vasco puede alcanzar hasta un 75 por 100, según las encuestas realizadas por el CGV y que el propio presidente Carlos Garaicoechea dio a conocer ayer a los corresponsales extranjeros en una comida-trabajo.

En este sondeo, realizado a través de seis encuestas, participaron 7.200 personas pertenecientes a todas las clases sociales de Euskadi. Según sus autores, el margen de error puede ser de 1,5 o un 2 por 100.

El resultado final resultó francamente satisfactorio para los promotores del voto afirmativo, ya que se da como seguro un voto decidido de un 60 por 100 y un 40 por 100 entre abstención y duda, estimándose esta última en un 15 por 100 que podría engrosar, finalmente, la participación hasta alcanzar un 75 por 100.

Centrada la abstención y la duda en los barrios obreros de Bilbao y San Sebastián, compuesto en su mayoría por emigrantes, el CGV, recogiendo las impresiones de los especialistas, señala ´ que «son estos barrios los que pueden decidir que el resulatdo sea auténticamente abrumador o solamente amplio».

Tan positivos parecen los resultados obtenidos, que los dirigentes del CGV estimaron que la abstención por razones políticas alcanzará únicamente un 13 por 100 y de este porcentaje únicamente el 5 por 100 será achacable al voto radical. El resto de la abstención hasta el 25 por 100 recogido en la encuesta se deberá fundamentalmente al cansancio, desinterés y a la falta de información.

Por otra parte, y dentro de la duda, los autores del sondeo estiman que el 18 por 100 mantienen esta actitud por desinterés y cansancio. Pero si las cifras resultan significativas, los autores del sondeo han sacado también algunas conclusiones interesantes de cara al futuro político de Euskadi, así se ha podido comprobar que es nula la diferencia en el voto consolidado entre nativos y emigrantes, lo que a juicio del CGV «demuestra una gran asimilación de unos y otros».

Por otra parte, tanto los dudosos como los abstencionistas creen, en un buen porcentaje, que el Estatuto va a ser aprobado con gran mayoría. Como colofón final, las conclusiones del CGV estiman «que, si se parte de la abstención, el referéndum o municipales, la abstención más la duda, se ha reducido en nueve puntos y si se parte de la abstención en elecciones de partidos la abstención más la duda se ha reducido en cuatro puntos».

Con la prensa extranjera

La comida-trabajo de Garaicoechea con la prensa extranjera se desarrolló dentro de un intenso bombardeo informativo en el que, según la disposición de Garaicoechea, «todo era publicable en principio».

En líneas generales, se mostró partidario de una reconciliación tras el Estatuto, incluyendo en el diálogo a todos los sectores vascos, pero partiendo del punto de que cesasen las armas. También cifró su esperanza de que la unidad de los vascos llegue a través de una nueva Europa.

Respecto a la visita de Rey a Euskadi, estimó que nadie puede invitar al Rey a visitar una determinada zona y que el mismo Monarca debe decidir la oportunidad de sus visitas.

«Para mí —señaló—, el momento más idóneo será cuando el Estatuto se complete con competencias reales.» Respecto a la persona de Suárez, señaló que «aunque tengo un punto de vista político distinto, debo reconocer que con el Estatuto adoptó un paso sin precedentes y debo de hablar de él positivamente. En el plano personal es una persona muy agradable».

Abstencionistas contra el correo

Tras la entrevista con Garaicoechea, los corresponsales extranjeros fueron también convocados por los sectores abstencionistas de HB, EMK y LKI, quienes criticaron la situación en que se ha desarrollado la campaña electoral, principalmente la utilización del voto por correo.

«Nosotros —dijeron— vamos a publicar a posteriori las listas de los que voten por correo, porque así se podrán ver posibles irregularidades y, por otra parte, porque el secreto del voto afecta únicamente al signo del mismo y no a los que lo emiten.»

 

< Volver