Autor: Torrontegui, Javier. 
 Las autonomías, casi realidad. 
 Los líderes vascos pidieron la reconciliación en Euskadi     
 
 Diario 16.    24/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Diario 16/24-octubre-79

NACIONAL

LAS AUTONOMÍAS. CASI REALIDAD

los líderes vascos pidieron la reconciliación en Euskadi.

El deseo de alcanzar la paz y la definitiva reconcialiación en el País Vasco fue el punto común de las intervenciones de los más destacados líderes vascos en el mitin que cerró la campaña en favor del Estatuía de Guernica, en Bilbao.

Bilbao (JAVIER TORRONTEGUl) - Los partidos vascos favorables al «sí» al Estatuto de Guernica celebraron ayer en Bilbao un acto multitudinario de «fin de campaña» en el que todos los oradores —Arzalluz (PNV), Benegas (PSOE), Onaindía (EE) y Lurchundi (PCE), entre otros- ofrecieron el Estatuto como «reconciliación» y paso previo «para hacer todo lo que podamos por los vascos que están en la cárcel».

Él mitin, al que asistió también el presidente del Consejo General Vasco, Carlos Garaicoechea, dio comienzo alrededor de las nueve de la noche, entre el ondear de ikurriñas, txistus y banderas de los distintos partidos.

Los asistentes, más de cínco mil, corearon una y otra vez el lema de la convocatoria «Gernikako Estatutoa, bai» (sí al Estatuto de Guernica) y profirieron gritos en favor de la amnitía cuando, diez familiares de presos vascos se encartelaron entre grandes aplausos de los presentes.

Xabier Arzallus, sin pronunciar en ningún momento la palabra amnistía, dijo que su partido hará «todo lo posible por los vascos, que están en la cárcel y por todos, también, los que no se atreven a venir a ocupar nuevamente sus casas y se llaman o no técnicamente refugiados».

«Lo que sí podemos decir bien alto —añadió— es que el Estatuto hará de Euskadi una tierra en la que se pueda vivir, porque lo que no queremos es vivir en una Euskadi en sangre.»

«A partir del día 25 —puntualizó— empiezan los problemas, afortunadamente, pero empiezan a partir del compromiso, y de la responsabilidad. A partir de de esa fecha es el pueblo quien tiene que desautorizar a quienes, sin derechos, hablan en nombre de él, Nos duele la sangre de todo hombre que es abatido en nuestra tierra. Por eso haremos todo lo que sea necesario para devolver a nuestro pueblo la paz.»

Unidad nacional

Txiki Benegas, secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), aseguró que lo más importante «es la lección que hemos aprendido de la unidad nacional vasca», para condenar a continuación «la situación de violencia que, a pesar:de todo, aún no hace imposible la pacificación».

Mario Onaindía, el más aplaudido en estas primeras intervenciones, hizo un canto a «los cuarenta años de lucha contra el centralismo», que «ahora nos han hecho llegar al Estatuto de la reconciliación».

El líder de Euskadiko Ezkerra, como hiciera su partido durante toda la campaña, insistió una vez más en que «la normalización de Euskadi pasa imprescindiblemente por la consecución de la amnistía».

En esta misma línea, Roberto,Lerchundi, secretario general de los los comunistas vascos, aseguró que la «amnistía era un elemento necesario para la pacificación», y aprovechó su intervención para solidarizarse «con las mujeres acusadas de prácticas abortistas encarceladas en Bilbao».

 

< Volver