Autor: Míguez, Alberto. 
 Referéndum. País Vasco. Hasta que se acepte la "alternativa KAS". 
 ETA- Militar insiste: "No habrá tregua"     
 
 La Vanguardia.    26/10/1979.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA VANGUARDIA • REFERENDUM • PAÍS VASCO

Hasta que se acepte la «alternativa «KAS» ETA-Militar insiste: «No habrá tregua»

Bilbao, 25. (De nuestro enviado especial.)—El día del referéndum ha sido gris y pluvioso, en Euskadi. La gente votó con resignación, sin entusiasmo, pero ordenadamente. Y las previsiones —al menos hasta media tarde, cuando escribo estas líneas— se cumplieron. No hubo sorpresas, no hubo tumultos, no hubo baños de multitud ni batallas campales. Fue un día cualquiera, de un otoño hasta ahora benigno. Fue en realidad una decepción para quienes vinieron a estas tierras en busca de una primera página, a cinco columnas y algo de sangre.

Ayer ´los representantes de ETA Militar concedieron unas declaraciones a ciertos periodistas extranjeros en el País Vasco Francés. Los «milis» reconocieron que hubo una tregua en los últimos quince días aunque semejante actitud no se debe a «razones políticas» sino más bien a «motivaciones técnicas», la más importante de ellas, sin duda, el refuerzo de las fuerzas de seguridad y la reciente campaña lanzada por la Policía Nacional contra las dos ramas etarras.

En sus declaraciones, ETA Militar asegura que no levantará la mano contra ningún vasco ni contra la policía autóctona que saldrá de este Estatuto «por diferentes que sean nuestras Ideologías». No habrá, pues, guerra contra estas fuerzas «mientras no seamos agredidos los sectores de la Izquierda abertzale». Los «mili» oreen que es posible «un arreglo entre vascos», pero insisten en que no habrá verdadera tregua mientras el Gobierno de Madrid no acepte sus condiciones, es decir, la llamada «alternativa KAS» (Coordinadora Patriótica Socialista).

En un momento dado, los representantes de ETA Militar dejaron claro sus proyectos al anunciar que «en los próximos días se podrá comprobar si hemos dejado o no la lucha armada». Es decir, que tras la «tregua técnica» o el repliegue estratégico de las últimas dos semanas, las metralletas tomarán de nuevo la palabra en Euskadi. Con Estatuto aprobado y refrendado, naturalmente. ETA Militar considera que la votación de hoy no tiene validez alguna porque se ha producido «entre coacciones y en un clima represivo». Los votos no Je interesan a los independentistas extremos.

O le interesan en la misma medida que a uno de sus mentores, el diputado Telesforo Monzón, que hoy publicó en el diario «Egín» una carta abierta «A nuestros detractores».

Monzón, que acaba su carta pidiendo una reconciliación de todos los vascos, asegura que «no es lo mismo contar garbanzos que contar voluntades». Y que, además, «una causa de liberación nacional no es un problema aritmético», de modo que aunque la gran mayoría de los ciudadanos de este país hayan votado hoy a favor del Estatuto de Autonomía, eso no importa cara al futuro.

Antes incluso de que los resultados de participación sean oficiales, ETA Militar y Herri Batasuna han roto ya las hostilidades verbales en espera de que la punta de lanza de la coalición abertzale reanude la ronda de tiros. Para el PNV (virtual triunfador de esta prueba), el anuncio no puede ser más fatídico y agorero.

Sea como sea, un millón de ciudadanos vascos han refrendado hoy un texto duramente elaborado y que costó muchos esfuerzos a todos, tanto en el terreno de la tolerancia como en el del patriotismo. Aunque previsto, el resultado debía constituirse en un verdadero balón de oxígeno para la débil democracia de Euskadi. Antes incluso de que pueda abrirse la espita de la esperanza, el horizonte se cubre ya de nubarrones. Pero las posibilidades de vencer la tempestad son mayores ahora —me decían con cierta euforia algunos miembros del Consejo General Vasco, esta tarde— porque el Estatuto «lo hemos sacado a pulso y todos —o casi todos— a una». — Alberto MIGUEZ.

 

< Volver