Autor: Careaga Artiach, Gabriel. 
 Referéndum. País Vasco. Estudio-encuesta de la Cámara de Comercio de Bilbao. 
 La Autonomía, la aspiración generalizada  :   
 Guipúzcoa es la provincia más radical; Vizcaya la más equilibrada. 
 La Vanguardia.    26/10/1979.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

VIERNES, 26 DE OCTUBRE DE 1979

Estudío-encuesta de la Cámara de Comercio de Bilbao.

La Autonomía, la aspiración más generalizada.

Guipúzcoa es la provincia más radical; Vizcaya, la más equilibrada.

Bilbao, 25. (De nuestro corresponsal, Gabriel Careaga Artiach.) Según un estudio-encuesta de la Cámara de Comercio de Bilbao, la autonomía político - económica constituye la aspiración más generalizada entre la población vasca (un 40,63 por ciento), mientras que sólo el 3,5 por ciento se muestra partidaria de la independencia armada.

Esta conclusión discrepa esencialmente de la imagen falsa que pudiera atribuirse al País Vasco como tierra violenta de miras estrechas y planteamientos radicales. Los resultados de este trabajo, avalado por la competencia de la Cámara de Comercio de Bilbao, fueron hechos públicos por el presidente de la entidad pocas horas antes de celebrarse el referéndum estatutario. El estudio sociológico se titula «Clases sociales y aspiraciones vascas».

El desglose de las preferencias autonómicas es así: el 3,50 por ciento de la población es partidaria de la independencia armada y el 12,10 por ciento de la independencia parlamentaria; la autonomía es defendida por el 53,73 por ciento; 40,63 por ciento defienden la autonomía político-económica y un 13,10 por ciento es partidario de la regionalización, en sus aspectos de descentralización (3,98) y delegación centralizada (2,70 por ciento). Por último, algo más de uno por cada cinco habitantes (23,9 por ciento) carece de posición determinada al respecto.

Guipúzcoa se coloca a la cabeza del sentimiento independentista con el 32,5 por ciento a favor (incluido el 10 por ciento favorable a la lucha armada), lo que la coloca como la región vasca más a la izquierda.

Los naturales de Álava presentan dos bloques importantes en ambos extremos del horizonte autonómico. En contra de lo que ha sido su imagen tradicional, presenta una tasa del 23,5 por ciento de su población autóctona como independentista, lo que la coloca inmediatamente después de Guipúzcoa y antes que Vizcaya. La imagen pública de Álava se basa fundamentalmente en la presencia del grupo más numeroso, el de tendencia centralista, que supone un 25 por ciento de su población.

Navarra (incluida también en este estudio) se presenta en función de sus naturales como la población de más alta cota autonomista (45 por ciento) y como la única provincia en la que el sentimiento de corte centralista (20,5 por ciento) supera al índependentísmo (12 por ciento).

Pero una de las particularidades de Navarra parece estar en la presencia de la más alta tasa de las dos opciones centralistas extremas (9,5 por ciento) a las cotas alcanzadas en las demás.

La posición más intermedia la presenta Vizcaya con un independentismo del 18,5 por ciento, inferior al de Guipúzcoa y Álava, pero superior a su propia población de tendencia centrista (14,5 por ciento), que le coloca después de Álava y Navarra en cuanto a este sentimiento se refiere.

En el campo económico cabe concluir un crecimiento importante en niveles de renta. Los Indicios de bienestar social son superiores a ¡la media del Estado, pero por debajo de Madrid y Barcelona, registrándose un crecimiento espectacular en Álava y una caída vertiginosa en Guipúzcoa.

En el campo de las clases sociales, el estudio anticipa lo complejo del tejido social de la comunidad vasca: la moderación en los planteamientos y el populismo, a los que aludíamos antes, son conceptos comunes a Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra, el sentir de la «mayoría silenciosa» partidaria de que continúe el desarrollo, aun a costa de pagar los costos sociales.

Se concluye, asimismo, que la comunidad vasca no está dividida en dos bloques antagónicos, sino que es tal la variedad de ideologías y. composición de clases sociales (dirigentes, media alta, media modesta, obrera y lumpen) que se hace imposible determinar bloques concretos.

Queda evidenciado en este destacado trabajo que para comprender a la compleja, pluralista y visceralmente democrática sociedad vasca, hay que tener un grado considerable de cultura; cultura que resulta, por otra parte, la barrera que separa hoy en Euskali a la población emigrante de la autóctona.

 

< Volver