Madrid. 
 Manifestación en contra de las autonomías  :   
 Cientos de jóvenes corearon el grito de "España entera y sólo una bandera". 
 El Alcázar.    26/10/1979.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Madrid

Manifestación en contra de las autonomías

Cientos de jóvenes corearon el grito de «España entera y sólo una bandera»

(Redacción).— Al grito de «España entera y sólo una bandera», varios centenares de jóvenes se manifestaron ayer en Madrid en contra de los Estatutos de autonomía vasco y catalán.

Sobre las ocho y media de la noche los manifestantes, que se habían concentrado en la confluencia de la calle Goya con Núñez de Balboa, invadieron la mitad de la calzada profiriendo varios «slogans», entre los que sobresalieron: «¡Unidad nacional!», «¡Patria, Justicia, Revolución!», «¡Estatutos al paredón!», «¡España, una y no cincuenta y una!», «¡España, unida, jamás será vencida!», «¡No nos mires, únete!».

«¡Alzamiento Nacional!», «¡Por España, únete!», y otros similares.

Los jóvenes avanzaron por la calle Goya en dirección a Alcalá. A la mitad del camino se unió, entre grandes aplausos, un grupo que portaba una Bandera española. Al llegar a la esquina de Goya con Alcalá, los manifestantes cantaron el «Cara al Sol» en mitad de la calzada, lo que originó un corto tapón circulatorio.

Acto seguido, prosiguieron la marcha en dirección a la plaza de Roma, donde las dotaciones de dos coches «Z» de la Policía Nacional, que habían vigilado estrechamente la manifestación, invitaron a los jóvenes a disolverse pacíficamente, cosa que hicieron después de volver a cantar el «Cara al Sol».

Posteriormente. cuando los asistentes a la manifestación volvían sobre sus pasos, hicieron su aparición seis furgonetas de Fuerzas Antidisturbios que se detuvieron a la altura del portal número 171 de la calletde Alcalá. Los agentes se bajaron de sus vehículos con los fusiles preparados para lanzar botes de humo, lo que motivó algunas carreras.

Sobre las nueve de la noche la calle volvía a la normalidad. Sin embargo, varias furgonetas más llegaron a la zona para reforzar a las fuerzas allí desplazadas por orden del gobernador civil de Madrid, señor Rosón.

 

< Volver