Autor: Gibello García, Antonio (ALEXANDROS - NU). 
   Saludo, brazo en alto, a la Pasionaria     
 
 El Alcázar.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SALUDO, BRAZO EN ALTO, A LA PASIONARIA

La llegada de Dolores Ibarruri a Madrid ha movilizado los servicios documentales de los medios

informativos. Con notable objetividad, la agencia Europa Press facilitaba en su servicio de ayer un

resumen biográfico de la Presidente del Partido Comunista de España en donde quedaba meridiana-mente

retratada la figura política de una de las mas fíeles stalinistas, curiosamente superviviente de las sucesivas

purgas a que fueron sometidos los seguidores del cruel "Zar" rojo.

Hay aspectos de la vida de la "Pasionaria" que, sin embargo, no aparecen reflejados con la claridad que

merecen, especialmente, después de los esfuerzos desplegados por el "agitpro" del partido, en un intento

de presentar a su Presidente con la aureola de gran dama. Quienes gritaban ayer tarde en el aeropuerto de

Barajas: "Sí, sí, Dolores ya está en Madrid", seguramente no echaban de menos a su lado a los miles de

compañeros de partido que no podían dar la bienvenida a la "Pasionaria" porque ésta, como una voraz

"mantis religiosa" les condenó a la muerte y al exterminio en los campos de concentración soviéticos. Y

tampoco echarían de menos a varios miles de niños, de aquellos que fueron arrancados de sus familias

para ser enviados a Rusia y que allí quedaron para siempre, víctimas del terror staliniano, tan fielmente

enaltecido y compartido por Dolores Ibarruri.

Faltan, en las informaciones de prensa, tan ditirámbicas y triunfalistas algunas, perfiles concretos sin los

cuales el rostro de la "Pasionaria" queda deformado e incompleto, algunas pinceladas expresivas que

complente el retrato de la Presiden-te del PC, están recogidas en diversos libros de antiguos

correligionarios suyos, que la conocieron a fondo, muy a fondo, acaso excesivamente a fondo.

De cuantos libros se han escrito sobre el PC y sus siniestros dirigentes, de los que la "Pasionaria" y

Carrillo son exponen-te máximo, hay uno: "Hombre made in Moscú", que refleja singularmente la

"moral" revolucionaria de quienes hoy aparecen, ante los ojos deslumhrados de sus seguidores más

jóvenes, como "héroes" mitológicos de la lucha antifranquis-ta. "Hombres made in Moscú" no está escrito

por ningún "fascista". Fue escrito por un militante del Partido Comunis-ta, un hombre que luchó con todas

sus potencias anímicas en favor del PC, que fundó el 5.° Regimiento Comunista base del potencial militar

del Ejército Rojo durante la Guerra Ovil. En uno de sus pasajes, en conversación con Sendín, éste dice a

Castro: "España no es solamente un campo de batalla, ni el escenario de una revolución que no vislumbro

muy bien... ¡España, nuestra España, se ha convertido en un conjunto de pequeños y grandes burdeles...;"

Y continúa más adelante: "Escucha: Dolores, nuestra nunca bien ponderada "Pasionaria", a la que se

quiere presentar como el símbolo de la mujer española, ha comenzado a acostarse con Francisco Antón

del que se rumorea que van a hacer miembro del Buró político..."

Y concluye la narración: "Castro montó en su coche y se dirigió al Cuartel de Francos Rodríguez, de allí a

la comandancia de la calle de Lista... Se notaba algo raro. Al principio no sabía bien qué era. Después de

pensar largo rato creyó haber encontrado la causa.

¡La náusea! ¡Estaba enfermo de náusea!"

También ese es el sentimiento de quienes hoy leemos la noticia de que "Sí, sí, Dolores ya está en

Madrid".

ANTONIO GIBELLO

 

< Volver