Vascos y catalanes votaron en paz. Los políticos están satisfechos. 
 Guerra:"Los vascos han respondido al miedo"     
 
 Diario 16.    26/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Los políticos están satisfechos

Guerra: «Los vascos han respondido al miedo»

La práctica totalidad de los líderes de los partidos vascos han expresado su profunda satisfacción por el resultado alcanzado en las votaciones celebradas ayer.

Casi todos ellos mencionan el elevado índice de votantes en el País Vasco, que ha superado las previsiones más optimistas.

Madrid — «Los vascos han dado una positiva respuesta al miedo, frente al cual han tomado una actitud militante. El pueblo de Euskadi quiere la paz y que termine la inestabilidad en que vive», declaró Alfonso Guerra, vicesecretario general del PSOE en la primera valoración de los resultados de los referendums de ayer, y añadió que ahora corresponde al Gobierno no frenar las transferencias reales a Euskadi. «No se puede decepcionar al pueblo vasco, que ha votado bajo la coacción y frente a la cual ha mantenido una actitud militante.»

El «número dos» del Partido Socialista destacó que la máxima participación se ha registrado en zonas obreras como Baracaldo, Eibar, Rentería en el País Vasco y Santa Coloma, Hospitalet y Coronelía en Cataluña, zonas donde domina la izquierda.

Jesús María de Viana, secretario de UCD para el País Vasco, declaró apenas conocidos los datos finales de la votación: «Los resultados de Vizcaya están más o menos ajustados a las previsiones, un 60 por 100, en un referéndum donde la mayoría de las fuerzas políticas están de acuerdo en hablar de un 35 por 100 de abstención, que se da en cualquier país europeo. No hay más que referirse a las últimas

confrontaciones autonómicas de cara al estatuto que ha habido en la propia Escocia, por tanto veo los resultados buenos. Álava va a la cabeza del índice de participación de los tres territorios, lo cual creo va a significar el papel preponderante e importante que tiene UCD del País Vasco.

Esta votación es fucicientisima para saber que ese Estatuto es nuestro y para empezar a trabajar. El pensar que no va a haber problemas... Los vamos a tener y muy serios, pero el pueblo está detrás y vamos a hacer su voluntad.»

Por su parte Marcos Vizcaya, diputado del PNV, resaltó el éxito que suponía superar el 50 por 100 del censo electoral y dijo: «Para nosotros, el resultado alcanzado en este referéndum ha sido un éxito; en realidad, todo lo que supusiera superar el 50 por 100 ya era un éxito, porque sumando las abstenciones de las elecciones municipales, que dieron un 36 por 100, más el 14 por 100 de votos que corresponden a los partidos abstencionistas, habíamos hecho un cálculo según el cual nuestra lucha era superar ese 50 por 100.

Haber ganado un nueve por ciento significa haber quitado esos votos a Herri Batasuna, y haber incorporado al proyecto de convivencia que supone el Estatuto, un número de personas que se habían mantenido al margen de la campaña electoral.

Para Txiki Benegas, secretario general del Partido Socialista de Euskadi y diputado por Vizcaya, «el pueblo vasco ha dicho mayoritariamente «sí» al Estatuto», y añadió: «Creo que el Consejo General Vasco se convertirá rápidamente en un Gobierno vasco provisional y se convocarán elecciones al Parlamento».

Aunque Benegas no apuntó una fecha concreta, dijo: «Yo pienso que sería conveniente distanciar la convocatoria de estas elecciones porque no se puede someter a un pueblo a campañas electorales continuas. Me inclinaría por unas elecciones al Parlamento vasco en el próximo mes de marzo.»

Xabier Arzallus, dirigente del PNV y diputado por Guipúzcoa, mostró su optimismo y señaló la importancia que en esta votación ha tenido el voto de los vascos que no han nacido en Euskadi. Entre otras cosas dijo:

«A partir de hoy, nosotros —continuó— vamos a formar un Gobierno y un Gobierno o gobierna o es un títere. Si es un títere, se ha acabado el tema, y sí gobierna, tiene que garantizar la vida y la seguridad de sus ciudadanos en la medida de sus competencias.»

Al ser preguntado sobre un posible boicot de las fuerzas abstencionistas al trabajo político que se va a desarrollar a partir de esta aprobación del texto autonómico, explicó que «igual caigo en el más puro optimismo, pero dudo mucho que las fuerzas abstencionistas vayan a boicotear la labor política que hoy empezamos».

Mario Onaindía, secretario general de EIA, calificó los resultados del referéndum de positivos y añadió:

«Porque en Euskadi conseguir un sesenta por ciento de votos a favor de algo es un acontecimiento excepcional.»

Añadió que ha habido sectores que en las elecciones de marzo y abril «en situaciones desesperantes votaron opciones desesperadas y ahora han sido recuperadas hacia posturas más constructivas, y otros que hasta el momento se habían abstenido en todas las consultas y han depositado su confianza en el Estatuto de Guernica».

En opinión de Mario Onaindía, el estatuto es un paso hacia la normalización de la vida política y «aunque en la sociedad vasca, el nacionalismo es la ideología dominante, la tarea de la izquierda será´ conseguir que este Estatuto sea utilizado en beneficio de todo el pueblo y crear un bloque social para conseguir la homogeneización de la clase obrera».

 

< Volver