Vascos y catalanes votaron en paz. 
 Presiones de Herri Batasuna en Vitoria     
 
 Diario 16.    26/10/1979.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

26-octubre-79/Diario 16

Presiones de Herri Batasuna en Vitoria

Militantes de Herri Batasuna trataron, sin éxito, intimidar a ciudadanos alaveses. Los de la coalición que apoya ETA (m) pidieron el carnet de identidad a quienes se encontraban haciendo «cola». A los que tenían caducado el DNI les indicaron que no podían votar. En Álava también se dieron falsas amenazas de bomba.

Vitoria (Corresponsal) — La jornada del referéndum, en Álava se desarrolló con normalidad, aunque no faltó tampoco el pequeño incidente protagonizado por Herri Batasuna.

Bajo la constante presencia de la lluvia, la apertura y el cierre de los colegios electorales, 221 en toda la provincia, se realizó sin problemas.

Surgió algún pequeño incidente como consecuencia de que a la entrada de algunos edificios convertidos en colegios electorales ayer amanecieron con pintadas en las que se pedía el voto negativo.

En el colegio Samaniego, de la capital alavesa, surgió un altercado entre votantes y representantes de la coalición HB, ya que éstos procedieron a retirar los carnet de identidad de quienes en aquellos momentos se encontraban en la «cola» para votar. La intervención de la Policía Municipal restableció la normalidad.

La indicada coalición cercana a ETA intentó también en otros colegios que no votaran quienes tenían el Documento Nacional de Identidad caducado.

Falsa amenaza de bomba

Al mediodía se recibió una llamada telefónica anónima en un colegio de la zona de Zaramaga anunciando la colocación de una bomba; los artificieros comprobaron que se trataba de una falsa amenaza. No se llegaron a interrumpir las votaciones. En un local en la calle Portal del Rey, utilizado en alguna ocasión por HB, se notó la presencia de un paquete sospechoso; los artificieros procedieron a inspeccionarlo, con lo que comprobaron que se trataba también de una falsa alarma.

El orden público´ ha sido controlado en la capital alavesa y en las localidades importantes de la provincia por las correspondientes Policías Municipales, mientras que el resto de las poblaciones lo hicieron los hombres -del Cuerpo de Miñones de la Diputación Foral de Álava. En uno y otro caso, realizaron su tarea sin mayores complicaciones.

Viana: Fin de la primera parte

El diputado general de Álava, Emilio Guevara Saleta, votó a las nueve cuarenta y cinco en el barrio vitoriano de Ariznavarra y momentos después manifestaba que «a veces se da una inflación de calificativos que a mí me parece desmesurada, y uno de ellos es el histórico. Pero puedo decir que hoy asistimos a la votación más importante que se ha producido en este país desde hace cuarenta años».

El alcalde de Vitoria, José Ángel Cuerda, había votado un cuarto de hora antes en el barrio de San Martín, manifestando que «confío en que todos nuestros cuidadanos hayan comprendido la trascendencia de esta consulta al país. Se puede decir que hoy se abre una etapa política para nuestro pueblo muy importante» y que «el Estatuto nos va a traer, indudablemente, una mayor autonomía municipal que redundará en una mejora de los servicios».

El parlamentario alavés y secretario general de la UCD. del País Vasco, Jesús María Viana, votó a las once de la mañana en el barrio de Arana y manifestó en aquel momento «que con este voto tengo la sensación de que termina el primer volumen de la etapa más moderna de la historia del pueblo vasco que se inició el 15 de kunio del 77 y que culmina ahora». También indicó que «el segundo volumen se tendrá que iniciar con todas las instituciones vascas en marcha: Parlamento, Gobierno, Juntas Generales, Diputaciones, Policía Autónoma, etcétera».

 

< Volver