Vascos y catalanes votaron en paz. 
 La lluvia entorpeció la votación en Cataluña     
 
 Diario 16.    26/10/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

NACIONAL

VASCOS Y CATALANES VOTARON EN PAZ

La lluvia entorpeció la votación en Cataluña

La lluvia incesante que cayó ayer en toda Cataluña fue la protagonista de la jornada electoral. Los catalanes acudieron a las urnas, pese a todo, en nivel que la mayoría de sus políticos consideraron aceptable. Los líderes comienzan ya a pensar en las elecciones al Parlamento catalán.

Barcelona (CARLOS MARTOS, Corresponsal) — La climatología no favoreció al referéndum. Desde primeras horas de la mañana una fuerte lluvia azotó la totalidad del principado, lo que perjudicó notablemente la afluencia normal a las urnas, dada la dispersión de población existente en algunas comarcas.

A partir de las ocho de la mañana se constituyeron las mesas electorales y la tranquilidad era absoluta al iniciarse las votaciones. Barcelona ciudad apareció engalanada con un número considerable de banderas catalanas que pendían de los balcones.

En algunos casos, junto a la senyera figuraban también la bandera andaluza, la ikurriña o la de otra nacionalidad. Las banderas catalanas empezaron a ser colocadas el pasado domingo y su número fue aumentando de forma progresiva a lo largo de la semana hasta alcanzar ayer una proporción importante.

Los políticos

La clase política catalana ejerció su deber cívico a primeras horas de la mañana. Así, entre las nueve y las nueve y media de la mañana votaron entre otros el gobernador civil de la provincia, Beloch Puig; el alcalde de Barcelona, Narcis Serró, y el consejero de Gobernación de la Generalitat, Manuel Ortínez.

Entre las diez y diez y media votaron la gran mayoría de líderes políticos catalanes. Alrededor de las doce del mediodía votó el presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, quien posteriormente se trasladó a la vecina localidad barcelonesa de Cervelló para depositar, en nombre de su hijo, que reside en Suiza, el voto de éste en el referéndum autonómico.

En la provincia de Barcelona la votación, lógicamente, fue mucho mayor que en el resto de Cataluña.

En gran parte de las localidades se había rebasado el 13 por 100 de comparecencias del total de votantes a mediodía.

Como dato curioso, cabe señalar que en Santa Coloma de Gramanet aparecieron cajas con papeletas de votos escritas en euskera, lo que produjo el consiguiente asombro.

A las ocho de la mañana estaban totalmente constituidas las mesas electorales en Gerona, y aunque la anuencia de votantes no llegó al 3 por 100 en las primeras horas se fue animando a medida que avanzaba el día.

Lluvia torrencial

En Lérida, donde la lluvia no dejó de caer durante toda la jornada, las mesas electorales no entraron en funcionamiento hasta las nueve de la mañana por diversas causas. Una vez abiertas la votación transcurrió normalmente.

Por lo que respecta a Tarragona, la lluvia fue torrencial durante todo el día, y algunos colegios tuvieron que adoptar medidas urgentes para evitar inundaciones. El fluido eléctrico y las líneas telefónicas también se vieron afectadas por el agua.

El porcentaje de votantes, en parte seguramente debido a la alteración atmosférica, no llegaba a un 5 por 100 del total a las once de la mañana, aunque al mediodía la afluencia a las urnas se había incrementado notablemente.

Opiniones

En el terreno de las opiniones, cabe reseñar la formulada por el alcalde de la Ciudad Condal, Narcis Serró, quien manifestó a la hora de votar que «el Estatuto ha de influir positivamente en el Ayuntamiento, y lo contrario querrá decir que éste no habrá sabido aprovecharlo. Con el Estatuto —añadió el alcalde— tiene que venir la autonomía de los Municipios y también de las comarcas».

Al filo del mediodía, el diputado de Centristas de Cataluña y consejero de la Generalidad, Garios Sentís acompañado de su esposa, depositó su voto en la urna. Subrayó el carácter unitario en la campaña y la buena voluntad por parte de todos los partidos.

El líder nacionalista, Jordí Pujol dejó claro al votar que el referéndum representaba «la culminación de muchos años de esfuerzos y lucha» y advirtió que «este referéndum señala la iniciación de una nueva etapa. Es un principio, no un final; ahora depende de nosotros el sacarlo adelante y elevar el techo del Estatuto».

El secretario general del Partido de los Socialistas de Cataluña, Joan Revenios, que acudió a temprana hora a su colegio electoral, manifestó: «Tengo la esperanza de que no volveremos a votar nunca más un Estatuto de autonomía. En todo caso, sólo una reforma del actual.»

Con respecto a la entrada en vigor del texto autonómico, Reventós precisó que «lo primero es esperar la proclamación del resultado de este referéndum por la Junta Electoral Central. En cuanto a la ratificación en el Congreso y en el Senado, esperamos que pueda quedar resuelta dentro de un mes».

Por lo que se refiere al partido de los comunistas catalanes, PSUC, su secretario general Antonio Gutiérrez Díaz, exclamó al acudir a votar: «Ya era hora.» «Han sido largos años de lucha y reivindicación, de avances parciales. Con este referéndum culmina de hecho todo esto.»

Ampliar competencias

Miguel Roca Junyent, diputado por Barcelona y secretario general adjunto de Convergencia Democrática de Cataluña, declaró que en la transferencia de competencias a la Generalidad lo importante no es precipitarse en la negociación sino conseguir que las competencias sean lo más amplias posibles. Roca señaló que los resultados oficiales del referéndum pueden hacerse públicos dentro de dos o tres semanas y que las elecciones al Parlamento catalán podrían celebrarse a finales del próximo mes de marzo.

Corregir desastres

Gregorio López Raimundo, presidente del PSUC, manifestó a los medios informativos al acudir a votar —a las nueve en punto de la mañana— que el Estatuto de Sau «representa la posibilidad de participar en la corrección de los desastres que se han acumulado durante tantos años de dictadura».

López Raimundo subrayó la importancia que el Estatuto tiene para quienes han luchado para recuperar la autonomía de Cataluña, y señaló la conveniencia de conseguir un alto porcentaje de participación «para hacer realidad los pasos que faltan hasta la entrada en vigor del Estatuto y para acallar las voces que están en contra de este proceso».

El gobernador civil, JoseMsría Belloch Puig, manifestó tras de depositar su voto en el colegio electoral Sagrada Familia el convencimiento de que el resultado electoral sería positivo.

El Conseller de Gobernación de la Generalitat y responsable de la campaña institucional del referéndum Manuel Ortínez, olvidó su papeleta para votar y tuvo que retroceder desde la mesa donde se encontraba la urna hasta el lugar donde se hallaban los impresos.

Recuperar el autogobierno

Josep Andreu i Abelló diputado socialista, declaró en su colegio electoral, al que acudió sobre las diez y cuarto, que el referéndum «significa la recuperación de unos derechos y del autogobierno arrebatado por las armas por el general Franco en el año 36».

Preguntado por los medios informativos cuando se disponía a emitir su voto Antón Canyellas, diputado centrista, afirmó que «el pueblo catalán sentirá ahora mucho más claramente la necesidad de tomar parte en el desarrollo de los acontecimientos para hacer posible la consecución práctica de la autonomía».

«Por parte del Gobierno —agregó— existe la voluntad decidida de que el Estatut se desarrolle hasta las últimas consecuencias y por parte catalana de que no sean rebasados los techos constitucionales.»

Antonio de Senillosa, diputado por Coalición Democrática, declaró en el momento de votar, sobre las dos de la tarde, que «el comicio va a demostrar si los catalanes somos capaces de autogobernarnos, naturalmente, dentro de la unidad de España».

Parlamento catalán

«Mañana mismo —dijo refiriéndose por hoy Josep Benet— puede considerarse abierta la campaña electoral para el Parlamento catalán. Esta es la principal cuestión política que se nos plantea ahora.»

En Ja recopifeciím de los datos del referédum trabajó con el Instituto Central de Estadística y Documentación de la Generalitat.

A estos efectos, se instalaron en el Palacio de Congresos de Barcelona los equipos técnicos y la terminal de datos, desde donde se pasó la información al palacio de la Generalitat y al Gobierno Civil de Barcelona.

El Gobierno Civil informó a Madrid de la marcha del escrutinio en el el referéndum catalán; y por su parte, el Instituto de Estadística dio cuenta de los resultados a la Generalitat, donde a partir de las ocho de la noche quedó instalada la sala de prensa con recogida de datos para los medios informativos y público en general.

Fuerzas de la Policía Nacional y la Guardia Civil patrullaron durante el día el casco urbano barcelonés, vigilando los colegios electorales para garantizar el desarrollo normal de la votación.

Fuerzas del Ejército se encargaron de vigilar determinados puntos estratégicos del extrarradio barcelonés, como centrales eléctricas y depósitos de agua y gas. Los puntos estratégicos de la ciudad como radios, televisión, Correos, y Teléfonos fueron custodiados por efectivos de la Policía Nacional. Estos, asimismo, patrullaron las calles durante toda la jornada en previsión de cualquier incidente.

26-octubre-79/Diario16

 

< Volver