Autor: Álvarez, César. 
 En Gijón, segundo mitín de Carrillo. 
 Que nos juzguen por nuestros hechos     
 
 Pueblo.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

En Gijón, segundo mitin de Carrillo

QUE NOS JUZGUEN POR NUESTROS HECHOS

OVIEDO. (PUEBLO, por César ALVAREZ.)

«En este país ya hubo demasiadas guerras, matanzas y crímenes. Aprendamos a vivir como una nación

civilizada. Por eso no aspiramos a volver la tortilla y colocarnos como amos absolutos. Queremos que sea

el pueblo quien gobierne y el que vote en conciencia.» El secretario general del Partido Comunista de

España (P. C. E.), Santiago Carrillo, se dirigió a unas 15.000 personas asistentes al primer mitin que este

partido celebró en Asturias, después de cuarenta años. El acto se celebró en la plaza de toros de Gijón el

pasado sábado, donde en todo momento se mostró un orden absoluto entre la masa de militantes y

simpatizantes del Partido Comunista que asistieron.

El P. C. E. desplegó una gran actividad este fin de semana, celebrando varios mítines en otras regiones

del Estado. En el País Vasco hubo tres mítines del Partido Comunista de Euskadi. Otros dos actos se

desarrollaron en la Costa del Sol malagueña, y otro en la ciudad de Vigo. donde el Partido Comunista

Gallego congregó a más de ocho mil personas en el Pabellón de Deportes de esta ciudad.

Durante el mitin celebrado por el P. C. E. en Gijón, Santiago Carrillo pronunció un largo discurso, en el

que pidió la libertad de todos los presos políticos y la legalización de todos los partidos. «Pues sin ellos

—señaló— no puede hablarse de verdadera libertad.»

El señor Carrillo se refirió a los cuarenta años de franquismo con las persecuciones sufridas por los

comunistas, y dijo que éstos vienen ahora sin odio, sin espíritu de revancha, respetando a todos. «Hoy el

Partido Comunista se somete al fallo del sufragio del pueblo.» Pidió a aquellos que tienen prevenciones

contra el comunismo que lo juzguen por sus hechos, y atacó a los señores Fraga Iribarne, López Rodó y

Martínez Esteruelas. AI arremeter contra Alianza Popular. se refirió a su secretario, «que en cualquier

país hubiera sido juzgado por el delito de haber invitado a las Fuerzas Armadas a sublevarse contra las

decisiones del Gobierno». «El desarrollo económico español fue posible gracias al esfuerzo de los

trabajadores —señaló— y no de los franquistas de Alianza Popular.»

El señor Carrillo habló de la colaboración entre cristianos y comunistas, sobre la que se había levantado

numerosas críticas, «pero que gracias a ellas estamos aquí gentes creyentes y otras que no lo son". Añadió

que la Iglesia oficia] no estaba apoyando a las fuerzas de derechas, por lo que no habría en España más

guerras santas y las oligarquías podrían utilizar los sentimientos de los creyentes fanáticos.

El señor Carrillo hizo una defensa de la bandera nacional, y dijo que por un color en una bandera no

puede propiciarse una situación que conduzca a la violencia y a la represión. «No hay que cambiar los

símbolos —agregó—. sino las estructuras y la oligarquía que manda.»

 

< Volver