Autor: Duque, Ulpiano. 
 Primera huelga general contra el terrorismo de ETA. Se reunió la ejecutiva de EE. 
 Menos incidencia en Álava     
 
 Diario 16.    30/10/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Se reunió la ejecutiva de EE

Menos incidencia en Álava

Vitoria (ULPIANO DUQUE, corresponsal) — La convocatoria de huelga general en Álava tuvo menos incidencia que en Guipúzcoa y Vizcaya, calculándose que fue secundada por aproximadamente medio centenar de pequeños y medianos centros de producción, con un total de trabajadores que no llegaban a 5.000.

La empresa de mayor número de operarios que secundó la huelga fue la industria vitoriana de Cegasa-Tximist, con unos 400 trabajadores. Sin embargo, hay que destacar que pararon los funcionarios de la Delegación Provincial de Trabajo, así como los del servicio de Cartería y Telégrafos y los de la sede alavesa del Consejo General Vasco.

También pararon los funcionarios municipales de las oficinas técnicas del Ayuntamiento de Vitoria, cuya Corporación Municipal aplazó su sesión semanal para mañana.

Por la tarde no circularon los autobuses urbanos de la capital, y durante toda la jornada tampoco lo hicieron los trenes de cercanías o tranvías que cubren el recorrido entre Irún, Vitoria y Miranda de Ebro. El Consejo General Vasco trasladó a San Sebastián la reunión que tenía prevista en Vitoria con el fin de trasladarse posteriormente a Zumaya para asistir a los funerales de Germán González.

A media tarde se produjeron algunos cierres de comercios y bares en Vitoria, sobre todo en la zona obrera de Zaramaga.

Reunión de EE

Al mediodía hubo una concentración de medio millar de trabajadores en la indicada zona de Zaramaga, al término de la cual los asistentes formaron grupos de información que se distribuyeron por las zonas industriales. En la práctica totalidad de las fábricas alavesas se celebraron asambleas.

Durante la jornada de ayer estuvo reunida en la capital alavesa la ejecutiva de la coalición Euskadiko Ezkerra, que hizo público un comunicado en el que se «condena con la máxima energía el asesinato de un trabajador vasco militante del PSOE y UGT por los llamados comandos autónomos», a la vez que considera que «es la continuación de una escalada de atentados contra los trabajadores y sus sindicatos democráticos, que comenzó contra una sede de Comisiones y siguió la semana pasada contra otra de ELA-STV.

Dice también que este hecho es un «crimen y una agresión a la democracia y los trabajadores, fruto de una determinada ideología que pretende resolver las diferencias políticas que se dan entre los partidos no por medio de un debate, sino a través de la agresión y del asesinato», y concluye el comunicado con la indicación de que «la responsabilidad (de este atentado) no es sólo de los autores materiales, sino también de quienes en manifestaciones públicas, escritos y "slogans" crean el caldo de cultivo para esto.

Reivindicación de la Triple A

En la mañana de ayer fue recibida una llamada telefónica en la emisora local La Voz de Álava en la que una voz masculina se identificó como perteneciente a la Triple A y dijo: «No han sido los comandos autónomos los autores del atentado a Germán González, sino nosotros, la Triple A, en nuestra lucha contra el marxismo y el comunismo. Los próximos serán Múgica Herzog y Ramón Rubial.

En los medios políticos alaveses se duda de la veracidad de tales afirmaciones.

 

< Volver