Autor: Goberna, Francisco. 
 Primera huelga general contra el terrorismo de ETA. 
 Felipe González llamó a apretar filas y a luchar por el pueblo vasco     
 
 Diario 16.    30/10/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Diario 16/30-octubre-79

NACIONAL

PRIMERA HUELGA GENERAL CONTRA EL TERRORISMO DE ETA

Felipe González llamó a apretar filas y luchar por el pueblo vasco

Todos los representantes de los partidos políticos asistentes ayer al funeral por Germán González, asesinado el sábado, coincidieron en repudiar el atentado y condenar duramente la actuación de ETA.

El acto religioso congregó a unas 5.000 personas que posteriormente se manifestaron en silencio por las calles de la localidad guipuzcoana de Zumaya.

San Sebastián (FRANCISCO GOBERNA, corresponsal) -Con la asistencia de los principales líderes políticos del País Vasco y del secretario general del PSOE, Felipe González, además de las autoridades provinciales, se celebró en la tarde de ayer el funeral por el militante socialista Germán González, asesinado el sábado.

El funeral tuvo lugar en la iglesia parroquial de Zumaya, localidad costera cercana a San Sebastián, en la que residía Germán González.

Poco antes de dar comienzo el funeral hizo acto de presencia el secretario general del PSOE, Felipe González, que fue saludado a la entrada del templo abarrotado de público por el presidente del Consejo General Vasco y del PNV, Carlos Garaicoechea, por el alcalde de San Sebastian, por los miembros de la ejecutiva del PSOE Txiki Benegas y Enrique Múgica.

Minutos más tarde dio comienzo el funeral y pudo observarse que en las primeras filas del templo se hallaban presentes las autoridades de la provincia. El gobernador civil Jesús Argote, el diputado general Xabier Aizarna, Mario Onaindia y Juan María Bandrés de E. Ezkerra, así como Nicolás Redondo, Ramón Rubial y otros destacados miembros de la UGT y del PSOE.

A continuación dio comienzo la misa, que fue celebrada por el padre Félix Alberdi, que fue ayudado por cuatro sacerdotes más.

El citado sacerdote pronunció en la homilía las siguientes palabras: «Una vez más nos ha reunido aquí la muerte de un hombre, no por enfermedad, sino por la violencia que siempre es inhumana e inmoral. La sangre de este hermano es algo demasiado grave para ignorarlo.»

Más adelante dijo que «hechos así demuestran la pérdida de respeto a la vida, matando sin compasión, por lo que expresamos una honda preocupación por la pérdida de los más básicos valores cristianos». A continuación pidió que «esta sangre sirva para reconciliación y que nos haga pensar a todos que vivimos en una sociedad enferma».

Una vez finalizado el oficio religioso y sin que se produjese ningún incidente, se formó a la salida del templo una manifestación donde se enarbolaron multitud de banderas rojas con las siglas del PSOE.

Más adelante fue exhibida una enorme pancarta roja que rezaba «Contra el terrorismo, movilización». La manifestación se hallaba integrada por unas cinco mil personas. El trayecto se realizó en silencio y fue precedida por un automóvil que portaba una ikurriña con crespón negro.

Una locura mesiánica

El presidente del Consejo General del País Vasco, Carlos Garaicoechea, contrariado por el atentado contra Germán González, manifestó que «me cuesta creer que esta torpeza política provenga de ETA militar». «Estamos consternados —añadió el lendakari vasco—, siempre hemos manisfestado nuestro dolor y nuestra repulsa ante este tipo de actos.»

A la salida del templo, Felipe González mantuvo un diálogo con Garaicoechea y con la prensa, a la que manifestó que sentía «un muerto socialista aquí como en cualquier otra parte de España». También dijo más adelante: «Siento que ETA ha cometido una locura mesiánica. No sólo ha sido un asesinato, sino que también ha constituido un error político. El pueblo vasco tiene que apretar filas y seguir adelante en su lucha por la libertad.»

A las ocho finalizó la manifestación en la Casa del Pueblo que el PSOE posee en Zumaya, donde el miembro del citado partido Txiki Benegas pronunció unas palabras a los asistentes en el lugar. Benegas agradeció a todos los presentes, partidos políticos y sindicatos su solidaridad en la lucha.

A continuación se guardó un minuto de silencio para terminar el acto con el canto por los allí congregados de la «Internacional» y del «Eusko Gudariak».

Más tarde se celebró dentro del local del PSOE, con mayoría de representantes de los partidos y coaliciones que apoyaron el sí al Estatuto.

De espaldas al pueblo

El secretario general del PSE-PSOE, José María Benegas, dijo entre otras cosas que «a las pocas horas del asesinato de Germán González el PSOE anunció que no se iba a cruzar de brazos; por eso, junto a los partidos políticos que defienden el Estatuto de Guernica ha demostrado que no se puede asesinar a un trabajador y se ha dado respuesta con la huelga general, ya que es preciso acabar con el terrorismo. Es la primera vez que se produce una manifestación de este tipo contra los que piensan seguir tiñendo de sangre nuestra tierra».

Por su parte, Nicolás Redondo, secretario general de UGT, manifestó que: «Las confederaciones de UGT y CC 00 se han apoyado dando una respuesta de clase que hará pensar a los terroristas, y que espero que recapaciten ante el hecho de haber realizado un acto antiobrero y de que es tan viviendo de espaldas al pueblo.» «Enterrando a Germán también se entierra en cierta manera a ETA», concluyó.

Mario Onaindia, secretario general de EIA (EE), tomó a continuación la palabra para decir: «La respuesta del pueblo vasco ha sido clara y unitaria. Lamentablemente, el primer acto político después del referéndum es un funeral por la muerte de un obrero y socialista de la UGT y es de resaltar el hecho de que sus autores persiguen lo mismo que en la .República, esto es, el enfrentamiento entre la rama socialista y la nacionalista.»

«Para mí —prosiguió Onaindia— éste es un asesinato sectario. Considero necesario una amnistía que abarque desde el 15 de junio al 25 de octubre, a fin de acabar con el periodo anterior para que la democracia y el Estatuto funcionen.»

A continuación, Ángel Larrañaga, presidente del ejecutivo guipuzcoano del PNV manifestó que: «Debo de hablar poco porque hay que dejar las palabras y pasar a actuar en busca de la libertad, ya que con Germán se ha intentado asesinar a la unión popular y al Estatuto.» «Cuando gritaban que con el Estatuto más represión, hemos podido observar que la represión la han hecho ellos, pero con sangre. Debemos luchar todos juntos por la unidad nacional y popular.»

Huelga general

La huelga general que convocaron las centrales sindicales así como los partidos políticos PSOE, PNV, Euskadiko Ezquerra, PCE, PSE, PT y EKA tuvo eco generalizado desde primeras horas de la mañana. Así todo el transporte de viajeros de las zonas de Irún, S. Sebastián y Tolosa no llegaron a ponerse en marcha.

Por su parte, las líneas férreas de Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE) y el TOPO quedaron paradas, además, se constataron cierren en el gremio del metal, talleres y en el ramo de la enseñanza, permaneciendo inactivas durante toda la jornada tanto las Facultades universitarias como los colegios de enseñanza media.

Asimismo, la inactividad se extendió a la zona del puerto de Pasajes, Rentería, Deva, Eibar, etcétera, alcanzándose niveles del setenta al noventa por ciento en los centros de trabajo. Por otra parte, en San Sebastián se registraron paros en la Cia. de Autobuses, en ambas Cajas de Ahorros, en el Ayuntamiento, Hacienda, cafeterías, etcétera.

Por otro lado, la zona de Pasajes-Rentería-Oyarzun, el puerto comercial se hallaba muy afectado por la huelga además de constatarse numerosas asambleas y paros en talleres metalúrgicos, autobuses y toda la industria en general.

Tanto en Irún como en Hernani el paro fue absoluto. En la zona de Eibar-Mondragón en la mayoría de las factorías metalúrgicas se llevaron a cabo paros y asambleas con una incidencia de paro de la población laboral de un cincuenta por ciento.

 

< Volver