Autor: Fernández Briceño, Jesús Martín. 
 Pone fin a la polémica y espera que resuelvan los tribunales. 
 Bandrés presentó las fotos de las torturas     
 
 Informaciones.    09/11/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Nacional

INFORMACIONES/9 noviembre 1979

PONE FIN A LA POLÉMICA Y ESPERA QUE RESUELVAN LOS TRIBUNALES BANDRES PRESENTO LAS FOTOS DE LAS TORTURAS.

MADRID, 9 (INFORMACIONES, por Jesús Fenández Briceño).

EN el País Vasco aún persiste la tortura. No de forma habitual, tal como se aplicaba durante el franquismo, pero en algunos casos y situaciones a los detenidos por la Policía se les somete a agresiones físicas y psíquicas, como ha ocurrido en los hechos que recientemente hemos denunciado, referidos a Mikel Amilibia. y a Isaskun Arrazóla, Mallona», afirmó el diputado de Euskadiko Eskerra Juan María Bandres en la rueda de Prensa convocada ayer en Madrid, a la que también asistió Mikel Amilibia y el teniente de alcalde de San Sebastián y dirigente de E.E. Chema García Amiano.

Durante la rueda de Prensa se exhibieron ante los periodistas las fotos en las que figuran las lesiones denunciadas por Míke1 Amilibia. En las mismas pudieron apreciarse zonas de las ingles con quemaduras del tamaño de una moneda, así como erosiones en el vientre y otras heridas. Mikel Amilibia relató las vicisitudes sufridas desde su detención el 14 de octubre hasta que fue puesto en libertad provisional en la madrugada del día 21 por el Juzgado de Instrucción número 3 de San Sebastián.

Asi, reafirmó que fue torturado, tanto en la Comandancia de la Guardia Civil como en los calabozos de la Comisaría de Policía de San Sebastián. Mikel Amilibia declaró ante los periodistas que era militante de base de Euskadiko Esquerra y que no mantenía ninguna vinculación con la organización E.T.A.

Preguntado sobre las razones de la Policía para detenerle y torturarle, Mikel Amilibia dijo que la Policía le acusaba de falsificar documentos en favor de E.T.A.

FIN A LA GUERRA DE DECLARACIONES CON EL GOBIERNO

Respecto a la disputa que se ha mantenido en los últimos días con el secretario de Estado para la Información, señor Mella, y otros miembros de U.C.D. y del Gobierno, desmintiendo las acusaciones de tortura, Bandrés dijo que no estaba dispuesto a mantener la polémica, remitió estrictamente a la actuación de la Justicia y consideró que el propio ministro del Interior debería ser el más interesado por aclarar el tema, toda vez que se ponía en tela de juicio la pretendida actuación democrática del Gobierno y de su Policía.

A este respecto, señaló el diputado de Euskadiko Ezkerra que todavía existen en Euskadi funcionarios de Policía que actúan de forma incontrolada frente a las directrices emanadas del Ministerio del Interior. «En absoluto imputo en los hechos que hemos denunciado —dijo Bandrés— a la Dirección General de la Guardia Civil ni a los mandos de la Policía Armada, ni del Ministerio del Interior. Creo que son precisamente ellos los más perjudicados por estas actuaciones de algunos miembros de la

Policía, que, desde luego, ponen en tela de juicio los procedimientos democráticos del Gobierno.»

IBAÑEZ FREIRÉ: SUBLEVADO E INDIGNADO

Asi, Bandres refirió que nada más tener conocimiento de las torturas me pose en contacto con Ibáñez Freiré, ministro del Interior, el cual me citó y me dijo, textualmente, que se sentía «sublevado e indignado» ante la posibilidad de qué se hubiera torturado a los detenidos. No obstante —añadió Bandrés—, peco después me escribió el ministro para comunicarme que se había ordenado la práctica de las informaciones preceptuadas en el Reglamento de la Policía Gubernativa de 17 de junio de 1975 y en el Reglamento de la Guardia Civil de 23 de julio de 1942, por las que se mostraba la total falsedad de las acusaciones». A raíz de esta carta, el ministro del Interior comunicó a Bandrés que había puesto en manos del fiscal del Estado estas falsas imputaciones para que, en su caso, sus autores fueran condenados, por entender que las mismas pueden ser constituyas de delito.

CAMPANA POR LA AMNISTÍA

Preguntado Bandrés si, independientemente de la verificación de las torturas, no están siendo esgrimidas en favor de la campaña por te amnistía,, los tres miembros de Euskadiko Ezkerra manifestaron que no habrá paz en Euskadi mientras quede un solo preso vasco en las cárceles, por lo que está dispuestos a aprovechar cualquier situación que les pueda beneficiar en favor de la consecución de la misma. También añadió Bandrés que, a raíz de la denuncia de estos hechos, ningún detenido, en los últimos días, ha sufrido por parte de la Policía daño físico alguno.

 

< Volver