Autor: Vallés, María Francisca F.. 
 El de Hernani y el de bar Copos. 
 ETA (m) reivindica los atentados     
 
 Diario 16.    01/11/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ETA (m) reivindica los atentados

Sin Sebastián:

María Francisco VALLES,

Corresponsal

ETA militar reivindicó al diario «Egin» los dos atentados que originaron la muerte, ayer, del abogado José María Pérez de Gorueta López, en Hernani, y anteayer del propietario del bar Copos de San Sebastián. En ambos casos ETA militar relaciona estos asesinatos con el tema de la droga. Al abogado, por defender a los adictos y al propietario del bar como responsable de un presunto tráfico de heroina en Euskadi.

El secuestro

El abogado José María Pérez de Gorueta López fue encontrado con un tiro en la sien y un cigarrillo apretado entre los dedos en la localidad de Hernani minutos antes de la pasada media noche. Horas antes había sido secuestrado en su domicilio de San Sebastián por dos individuos y sobre las 9,30 de la noche una llamada al diario efectuada en nombre de ETA-m, avisaba dónde se encontraba el cadáver. El comunicado explicacó que la víctima había sido interrogada y posteriormente ejecutada y que más adelante darían un comunicado extenso con el porqué de esta acción. Según fuentes policiales, José María Pérez de Orueta estaba especializado en criminología y como abogado había defendido en distintas ocasiones a drogadictos.

El secuestro se llevó a cabo hacia las siete de la tarde cuando dos individuos jóvenes, de unos 25 años, se presentaron en el domicilio del citado abogado, situado en el número 9 de la calle Azpeitia de la capital donostiarra. Tras franquear la puerta, indicaron a la madre del abogado que estaban citados para una entrevista. Momentos después sacaron sendas pistolas y anunciaron que se trataba de un secuestro. Antes de llevarse a Pérez de Orueta, conminaron a la madre para que no avisara a la Policía hasta pasadas las diez de la noche y abandonaron el domicilio tras arrancar los cables del teléfono.

Una voz anónima de hombre efectuó una llamada telefónica a la redacción central del periódico «Egin» en Hernani, sobre las nueve y media de la noche para anunciar el lugar donde se encontraba el cadáver del abogado junto al monumento al versolari Txirrinta de dicha población. Inmediatamente despues unidades de las Fuerzas de Seguridad iniciaron un rastreo en la zona indicada hasta que consiguieron encontrar, hacia la medianoche, el cuerpo sin vida del abogado Pérez de Orueta. El cadáver presentaba un impacto de bala con entrada por la parte superior de la cabeza y salida bajo la mandíbula derecha. La Policía recogió en el lugar un casquillo y una bala sin disparar de 9 mm. Parabellum, marca SF. La víctima era natural de Bilbao, tenía treinta años y estaba soltero.

El comunicante, en su llamada a «Egin», anunció también que se encontraba un hombre atado a un árbol en Txoritokieta. Avisada la Policía localizó a Pedro María Azpiazu Azcue pasadas las U y media de la noche. Al parecer, éste informó que permanecía atado allí desde las seis de la tarde, poco antes de que fuera requerido- su automóvil, un R-5, a punta de pistola. Presumiblemente, en este coche actuaron los autores de la muerte del abogado.

A primeras horas de la noche la viuda de Pérez de Orueta, madre del abogado, con la que éste vivía, denunció la desaparición de su hijo.

Por otra parte, a través de un comunicado hecho público a últimas horas, ETA (m) reivindica el aten lado que costó la vida a Carlos Juan Fernández Azpiazu, propietario del bar Copos, de San Sebastián, acusándole de ser uno de los pilares centrales y responsable del tráfico de heroína en Euskadi sur.

 

< Volver