Autor: Muguerza, J. R.. 
   Guardia civil herido con postas     
 
 ABC.    22/05/1980.  Página: 11, 12. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

GUARDIA CIVIL HERIDO CON POSTAS

BILBAO (J. R. Muguerza, corresponsal). Antonio Gragera Guerrero, guardia civil, destacado provisionalmente en la localidad vizcaína de Guernica, se encuentra en estado grave como consecuencia de los impactos de postas recibidos al sufrir un atentado a primera hora de la tarde de ayer.

El supuesto autor, Jesús Andrés Zaldúa Olaza, de veintiún años de edad, hermano

del portero suplente del Athlétic de Bilbao, fue encontrado minutos después a Ja entrada de Amprebieta, en el interior de un taxi que le trasladaba a Bilbao. Según declaración del propio taxista, el joven, una vez paró el coche ante un control establecido por la Guardia Civil, se disparó con la escopeta un único tiro en la cabeza, que le provocó la muerte instantáneamente.

EL AGRESOR HACIA AUTO-STOP.—Según ha podido saberse, los hechos tuvieron su origen hacia la una y media de la tarde. A esa hora, Antonio Gragera Guerrero, natural de Montijo (Badajoz), de veinticinco años, soltero, abandonaba a pie el cuartel de la Guardia Civil de Guernica, con el propósito de llevar la ropa a lavar. Esta operación, según hemos podido saber, tenía, por costumbre hacerla después de comer, pero al ver que tenía tiempo para ello optó por realizarlo antes del almuerzo. Con la ropa en el Interior de una bolsa deportiva, el guardia civil se dirigió a pie hacia el centro do Guernica.

En el momento en que pasaba por el cruce con la carretera que conduce a Marquina, un joven vestido con gabardina y que se encontraba haciendo auto-stop en dirección contraria, esgrimió una escopeta de canones recortados que llevaba bajo la prenda de lluvia y efectuó dos disparos contra Antonio Gragera. Este, alcanzado en la parte Izquierda de la espalda, así como en e! muslo del mismo fado, rodó por la acera, según una testigo presencial, propietaria de una carnicería. Las mismas fuentes han señalado que el guardia civil esgrimió su arma reglamentaria y efectuó un único disparo contra el agresor, que huía a pie. Propios compañeros de Antonio Gragera, que habían escuchado ios disparos desde el cuartel (distante unos 400 metros del lugar de los hechos), fueron las primeras personas que socorrieron al herido, quien había solicitado auxilio a las personas que circulaban en aquellos momentos por la zona.

Minutos más tarde, una ambulancia de la Cruz Roja de Guernica recogía al guardia civil, quien, acompañado por otros funcionarios, fue trasladado a la Ciudad Sanitaria de Cruces-Baracaldo, en donde se encuentra internado.

Antonio Gragara, que se quejaba repetidas veces de la espalda, presentaba herida de postas en la espalda, así como en el muslo izquierdo.

En el lugar de los hechos fue recogida el arma reglamentaria del guardia civil, un casquillo marca Santa Bárbara, perteneciente a la pistola, y dos cartuchos calibre 12 y plomo del 7, correspondientes a la escopeta.

HUYO EN UN TAXI.—Poco después de producirse el atentado, su presunto autor, Jesús Andrés Zaldúa, introdujo la escopeta en una bolsa deportiva de color azul y se dirigió corriendo a la parada de taxis existente Junto a la estación de ferrocarril.

«Subió al coche —manifestó el propio taxista— y me indicó que le llevara a Bilbao. En castellano me preguntó si le conocía y te contesté que me parecía hermano de Zaldúa, el portero suplente del Athlétic de Bilbao, a lo que él me asintió. Luego, en éuskera, me dijo que le dejara en Begoña, cosa que cambió poco más tarde por el Parque. El trayecto lo hicimos normal hasta llegar a la entrada de Amorebieta, donde observamos que había un control de la Guardia Civil. Delante nuestra se encontraban dos camiones y paré el coche. En esos momentos sentí tras mí una detonación. Me volví y vi ai muchacho semicaído y con un impacto en la cabeza. Instantes después se acercaron algunos integrantes del control y les grité que no dispararan. Vieron el arma y me dijeron que la arrojara al suelo. Obedecí y la tiré fuera, lo que provocó que la escopeta volviera a dispararse.»

Poco después, y transcurridos los primeros minutos de la confusión, Juan Andrés Zaldúa fue llevado en el propio taxi hasta el ambulatorio de Amorebieta.

En el interior del taxi fue hallada la bolsa deportiva de color azul, en la que el fallecido portaba el arma. Esta, que fue recogida de la carretera, es una escopeta de cañones recortados, propiedad de un hermano del muerto. El arma, según la propia Guardia Civil, disponía de la reglamentaria documentación.

HERMANO DEL PORTERO DEL ATHLÉTIC. Jesús Andrés Zaldúa Olaza, natural de Asper Busturia, de veintiún años de edad, soltero, en la actualidad sin trabajo, es´ hermano de Juan Antonio Zaldúa, portero suplente del Athlétic de Bilbao y de José Benito, quien ya había sido detenido en alguna ocasión por presuntas relaciones con grupos armados.

Según hemos podido saber por declaraciones de algunos conocidos de Jesús Andrés, éste era un joven de extraño comportamiento. Había trabajado en el negocio de pollos de su hermano, pero por motivos personales lo había dejado. Cuando tenía unos quince años de edad sufrió un grave accidente de tren, que le afectó en la cabeza, y desde entonces su conducta no ha sido del todo normal.

 

< Volver