Gabeiras, en San Sebastián, también dijo que hay que respetar la voluntad popular. 
 El Ejército, firme contra el cáncer del terrorismo     
 
 Diario 16.    28/03/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El Ejército, firme contra el cáncer del terrorismo

Gabeiras, en San Sebastián, también dijo que hay que respetar la voluntad popular

El jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Gabeiras Montero, reafirmó que las Fuerzas Armadas se mantendrán en su puesto contra el cáncer del terrorismo, respetando la voluntad popular.

Durante su gira al País Vasco, recordó ayer en San Sebastián el interés que tiene el Rey de visitar aquellas tierras.

San Sebastián (Corresponsal) — «El Ejército se mantendrá en su puesto frente al cáncer del terrorismo, cumplirá estrictamente su deber, respetará las manifestaciones de la voluntad nacional y saldrá victorioso de la empresa», declaró ayer el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Gabeiras Montero durante su visita a San Sebastián.

Acompañado por el capitán general de la VI Región Militar, general Alvarez Rodríguez, y procedente de Bilbao, llegó a los cuarteles de Loyola, donde fue recibido por las autoridades civiles y militares.

Visita del Rey

Se reunió con los jefes, oficiales y suboficiales del acuartelamiento, en donde pronunció un discurso en el que hizo referencia, entre otras cosas, a la posible visita del Rey al País Vasco. «Su Majestad el Rey —dijo— ha expresado reiteradas veces su deseo de visitar oficialmente esta entrañable tierra con motivo de la constitución del primer Parlamento vasco. Estas guarniciones pueden estar seguras de que trasladaré a Su Majestad el testimonio de vuestra inquebrantable adhesión y espíritu de servicio puesto de manifiesto innumerables veces.»

Sobre el tema del nacionalismo, corriente imperante en Euskadi, señaló que «el grave error, error mortal del separatismo que nació hace ahora ochenta y cinco años y fructificó hace cuarenta y cinco, está en haber estimado que esa acusada personalidad de este pueblo español tenía otra interpretación, otra entidad distinta que la de ser simplemente diferentes a otras regiones de España».

Respecto al tema del terrorismo, el teniente general Gabeiras Montero manifestó que «el Ejército se mantendrá en su puesto frente al cáncer del terrorismo. Cumplirá estrictamente su deber, respetará las manifestaciones de la voluntad nacional y saldrá victorioso en la empresa».

Finalizado el discurso, el teniente general Gabeiras en el transcurso de un almuerzo dialogó con los militares allí presentes para por la tarde desplazarse hasta el acuartelamiento de Ventas en Irún, donde se haya destinado el Batallón Colón y efectuó una visita a las dependencias. Posteriormente, continuó viaje de inspección por otras zonas dependientes de la VI Región Militar.

En relación con unas supuestas declaraciones recogidas por diversos medios informativos, sobre la falta de preocupación del Ejército con respecto a la situación existente en el País Vasco, el jefe del Estado Mayor del Ejército precisó en el transcurso de una rueda de prensa que «no es la primera vez que me encuentro en esta situación, pues entre ustedes hay alguien que oye siempre lo que quiere escuchar y no oye nunca lo que se dice». «La visita que efectúo —manifestó— tiene carácter estrictamente militar de inspección, con el fin de observar la situación, en que se encuentran las unidades en sus acuartelamientos, sus despliegues, su dotación y el tipo de adiestramiento que reciben a fin de observar si es el adecuado.»

Nuevos destinos

El teniente general Gabeiras anunció a los oficiales y suboficiales que «a partir de ahora, los pendientes de destino no serán retenidos más que el tiempo imprescindible, pues sus vacantes se cubrirán en el plazo máximo de tres meses, con la particularidad de que los que sean destinados forzosos mantendrán su vivienda militar en el lugar de origen durante un año».

«Soy consciente —declaró— del esfuerzo que supone para vosotros estar destinados aquí, en las actuales circunstancias, sobre todo para los que no estáis enraizados por vínculos familiares a esta noble tierra vasca, pero sabed que contáis con mi incondicional apoyo.»

Diario 16/28-marzo-80

 

< Volver