Anticipa un informe de entidades financieras vascas. 
 El autogobierno no podrá resolver la crisis económica de Euskadi     
 
 Diario 16.    11/02/1980.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

El autogobierno no podrá resolver la crisis económica de Euskadi

Anticipa un informe de entidades financieras vascas

Bilbao — El autogobierno vasco no será capaz de resolver la crisis económica de Euskadi, señala un estudio de varias entidades financieras vascas difundido ayer en Bilbao.

El informe señala que . «las coordenadas económicas de 1979 siguen dominando durante este año, por lo cual cabe vaticinar el mismo estancamiento de la economía vasca durante el año pasado, con independencia de que el nivel de autogobierno sea alto o bajo».

Confusión en ta empresa pública

El estudio señala que algunas deficiencias propias del Estatuto de Guernica conspiran contra las posibilidades de recuperación, como seria el caso del tratamiento déla empresa pública.

«El Estatuto posee dos situaciones: empresas públicas, pertenecientes al área del Estado y reguladas por el Estatuto de la Empresa Pública; y empresas públicas propias del País Vasco», dice el informe.

Estas últimas se darán en función de los recursos de la comunidad autónoma, con la peculiaridad de que en este campo algunas centrales sindicales abertzales quieren incluir a determinadas empresas en crisis.

«El Estatuto de Guernica es muy general y defectuoso en este tema, mientras que, por ejemplo, el Estatuto de Asturias especifica las áreas de actuación del ente autónomo tanto en su territorio como en el Estatuto de la Empresa Pública», añade el estudio.

Seguridad Social

Una de las áreas en la que las posibilidades´ de actuación de la comunidad autónoma serán muy reducidas la constituye la sanidad interior y Seguridad Social, afirma el informe.

En estas actividades la comunidad autónoma tiene la competencia de desarrollo legislativo y ejecución de la legislación del Estado, salvo las normas que configuran el régimen económico de la Seguridad Social, donde únicamente se da la capacidad de gestión.

Cuando se afirma que las posibilidades de actuación serán reducidas, se cuenta con la existencia de leyes orgánicas a desarrollar que las limitarán. Es una esfera en la que hay que prever la existencia de tensiones entre grupos nacionalistas y de ámbito´ estatal, dificultades que ya han comenzado a manifestarse cuando fueron nombrados los delegados territoriales de Sanidad y Seguridad Social de Vizcaya y Guipúzcoa, rompiendo —según Andoni Monforte, entonces consejero del CGV— los compromisos acordados entre el órgano de gobierno autonómico y el Ministerio de Sanidad.

Tensión laboral

Es en el área laboral en la que las tensiones pueden presentarse por varios frentes, dice el estudio.

En este sentido, «se producirá inevitablemente que los sindicatos y fuerzas politicas de tendencia nacionalista van a reivindicar permanentemente la territorialidad del País Vasco, como marco adecuado de las relaciones laborales, en contraposición con las centrales y partidos de ámbito estatal».

A esta presunta fuente de conflictividad, «se puede sumar, también inevitablemente, la falta de estructuración del asociacionismo empresarial en el País Vasco, situación que, a pesar de la existencia de proyectos unitarios de la Confederación Empresarial Vasca, no parece encontrar una solución adecuada en el corto plazo de tiempo que requerirá el Gobierno vasco para afrontar la grave problemática que es preciso afrontar sin demora alguna».

En materia laboral, ya existen ejemplos respecto a la interpretación que UCD da a la autonomía en materia laboral, ejemplos que son altamente significativos, dice el informe.

Este es el caso de que el Instituto de Mediación y Arbitraje, claro ejemplo de actividad ejecutoria, haya sido sustraído a las comunidades autónomas para situarlo en la esfera estatal, a pesar de que se estableció tanto en la Constitución como en los Estatutos de autonomía que la competencia legislativa es estatal mientras que Ja autonómica es de ejecución.

«También el proceso legislativo del Estatuto de los Trabajadores da elementos suficientes para afirmar la existencia de una voluntad centralizadora en el partido del Gobierno», añade el estudio.

Por otro lado, la regulación de la huelga y del cierre patronal ha sido aparcada del Estatuto de los Trabajadores y será materia a desarrollar en el proyecto de ley sobre Conflictos Colectivos que juntamente con la ley Básica de Empleo y Protección del Desempleo, pueden ser los indicadores reales de la voluntad autonómica de los grupos políticos.

En cualquier caso, todo parece indicar —concluye el informe-, de acuerdo con los análisis efectuados al respecto, que dicha voluntad es de niveles mínimos, sobre todo para comunidades especialmente sensibilizadas por las reivindicaciones autonómicas corno el País Vasco.

 

< Volver