Autor: Romano, Juan José. 
 En cinco años contará con los efectivos suficientes. 
 Euskadi tendrá una policía autónoma "a la inglesa"     
 
 Diario 16.    27/12/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Euskadi tendrá una Policía autónoma «a la inglesa»

La Policía autónoma vasca será como los agentes ingleses^ los conocidos «bobys», según la filosofía del propio Gobierno vasco. Se quiere cambiar la imagen de la Policía como cuerpo represivo, buscando el modelo del policía de barrio.

En cinco años contará con los efectivos suficientes

Bilbao:

Juan José ROMANO,

Corresponsal

Como primera medida se pretende la eliminación de las casas cuartel, si bien la Policía autonómica irá armada atendiendo a los condicionamientos propios de la sociedad y los derivados de la delincuencia.

La formación de esta Policía autónoma correrá a cargo de jefes y oficiales del Ejército, que a la vez serán sus mandos. La disposición transitoria cuarta del Estatuto de autonomía ya establece que los mandos de la Policía autónoma serán designados en jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aunque pasarán a ta situación administrativa que prevea la ley de Policías y quedarán excluidos del fuero castrense. Los oficiales provendrán de los propios Cuerpos, de acuerdo a los criterios habituales de formación para estos pues1 tos.

Optimismo

Fuentes del Gobierno vasco se han mostrado moderadamente optimistas respecto a la cobertura de estas plazas de oficiales, aunque reconocen que el número de .aspirantes puede ser deducido por la propia presunción de riesgo físico y por las dificultades que supone la puesta en marcha de la Policía autónoma.

Además se tiene la idea de contratar servicios Similares a los de Berroci, sin descartar que puedan ser españoles.

La formación de los 5.000 policías, que a juicio del Gobierno vasco completarán «n el plazo de cinco años los cuadros policiales, se hará en una academia de , la Policía autónoma que se instalará en Vitoria.

Todavía no se ha decidido el edificio en que pueda estar ubicada, si bien se ha precisado que ios campos de Berroci pudieran servir como lugar de entrenamiento.

Las promociones de Policía de orden que salgan progresivamente de la academia no formarán brigadas de carácter especial, ya que se destinarán a áreas concretas para desempeñar las funciones atribuidas por el Estatuto.

La idea es que de modo progresivo la Policía autónoma vaya ocupando las distintas zonas de Euskadi, para completar en cinco años todo el territorio al tiempo que la Policía Nacional se vaya retirando en los mismos porcentajes. Los últimos contingentes de la Policía Nacional en el País Vasco mantendrán las funciones de carácter extracomunitario.

Guardia Civil

No obstante, el director general de la Guardia Civil, general Aramburu Topete, en su visita navideña a los acuartelamientos vizcaínos, ha dicho que «la Guardia Civil no saldrá del País Vasco».

Pero de confirmarse los rumores sobre el fondo del decreto, quedaría prácticamente sin competencias, puesto que en el puesto legal se especificaría la misión de la Policía autónoma como de defensa de la seguridad de las personas y vigilancia del cumplimiento de las leyes estatales.

Junta

De todas formas todos estos aspectos técnicos deberán ser resueltos en última instancia por la Junta de Seguridad, formada por diez miembros —cinco en representación de cada Administración—, y que comenzará a funcionar a partir del próximo 15 de enero.

Vuelve a insistirse en el carácter técnico de la Junta de Seguridad, al tiempo que se reafirma el carácter político y de mando del Gobierno vasco. Pero el reglamento de la Policía autónoma será fijado por la Junta, aunque medios gubernamentales han manifestado que en líneas genérales será similar al de los Cuerpos de Seguridad del Estado, pero sin el carácter militar que tienen ahora.

No van a discriminar a los funcionarios — «No vamos a discriminar a nadie, ni por motivos idiomáticos ni por motivos de procedencia», señaló el conseller de Gobernación de la Generalidad de Cataluña, Joan Vidal i Gayola, al hacer mención a los traspasos de funcionarios del Estado a la comunidad autónoma.

«El´ Estatuto tiene en cuenta, como señala en la disposición transitoria sexta, punto cinco —indicó el político— que los funcionarios que queden afectados pasarán a depender de la Generalidad como funcionarios en activo, siendo respetados todos los derechos de cualquier orden, incluso el de participar en los concursos de traslado que el Estado convoque, y pudiendo ejercer, de esta manera, un derecho permanente de opción.»

 

< Volver