Autor: Muguerza, J. R.. 
 Asistió el director general del cuerpo. 
 Funeral en San Sebastián por el Guardia Civil Don Rufino Muñoz  :   
 El pueblo natal del etarra muerto en el mismo atentado se paralizó ayer en señal de duelo. 
 ABC.    30/04/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

FUNERAL EN SAN SEBASTIAN POR EL GUARDIA CIVIL DON RUFINO MUÑOZ

ASISTIÓ EL DIRECTOR GENERAL DEL CUERPO

El pueblo natal del etarra muerto en el mismo atentado se paralizó ayer en

seña! de duelo

Bilbao, 29. (De. nuestro corresponsal.) A las once de la mañana de hoy, y en el Hospital Militar de San Sebastián, se celebró el funeral de cuerpo presente por el guardia civil Rufino Muñoz Alcalde, muerto ayer al sufrir un atentado en el interior de un autobús de servicio público, que cubre 1a línea San Sebastián-Fuenterrabía.

Además de hermanos y cuñados de la víctima, asistieron al funeral e! recientemente nombrado director general de la Guardia Civil, señor Aramburu Topete, que llegó expresamente a la capital guipuzcoana para asistir a este acto; el jefe del E. M. del Cuerpo, general Rodriguez-Toquero; el delegado especial para el País Vasco, general Sáenz de Santamaría; el general de la zona de Logroño; los gobernadores militar y civil, asf como otras personalidades de la provincia.

Ofició la misa el capellán del hospital, quien en la homilía manifestó: «No podemos hacer del proyecto político un absoluto al que se subordina la Justicia, la verdad, y con ello se ponga en peligro la vida humana.» Señaló la necesidad de la paz y manifestó que en estos momentos «sería fácil dejarse llevar por la ira o la desesperanza, pero por duro que sea, no debemos abandonar el camino de la paz». Finalmente, el capellán solicitó de los presentes que se comprometieran al diálogo y al entendimiento por encima de la dialéctica de las armas.

Terminada la misa y rezado un responso, al féretro, cubierto con la bandera española, fue alzado a hombros por compañeros del fallecido, que le bajaron hasta el patio del hospital. Allí, los asistentes cantaron el himno de la Guardia Civil, dando vivas a España, al Rey y al Cuerpo. Instantes después, el coche fúnebre abandonaba el recinto hospitalario para partir en dirección a Fresno del Rio (Burgos), pueblo natal del guardia asesinado, y en donde a última hora de hoy se procederá a su entierro.

VISITA AL POLICÍA NACIONAL.—Concluido el funeral, el director general de la Guardia Civil se trasladó a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, para visitar af policía nacional Hipólito Rodríguez Ramos, herido grave al enfrentarse con el joven que asesinó al guardia civil. Según se ha sabido, el general Aramburu Topete mostró su agradecimiento al policía por la acción realizada, y le anunció que le sería entregada la Cruz del Mérito de la Guardia Civil, con distintivo rojo.

Por otra parte, y de fuentes policiales, se ha sabido que la medalla de plata al Mérito Policial, concedida a don Hipólito Rodríguez, es la primera que se otorga a un miembro de la Policía Nacional.

ELGUETA, PARALIZADA.—Desde primeras horas de la mañana de hoy, todos los bares, comercios y fábricas de la zona de Elgueta (Guipúzcoa) han permanecido cerrados en señal de duelo por la muerte de Francisco Javier Aranceta Eguizábal, al sostener un forcejeo con el policía nacional Hipólito Rodríguez Ramos. Solamente los comercios de alimentación abrieron su puertas hacia las diez de la mañana, a fin de que las amas de casa pudieron comprar los alimentos básicos. Al mediodía, y en la plaza del Ayuntamiento, se celebró una asamblea popular. Posteriormente, varios cientos de personas se manifestaron por las calles.

AMENAZA DEL BV-E.—A las 10,30 de la mañana de hoy, y en la redacción del periódico «Déla», se atendió una llamada telefónica en la que el comunicante, identificándose como miembro del Batallón Vasco-Español, dijo que el asesinato del guardia civil Rufino Muñoz va a tener respuesta». El cocunicante concluyó gritando: «¡Viva la unidad de España!»;—MUGUERZA.

En medios policiales consultados por Efe, se ha mostrado cierta irritación por la acción del etarra, cuyo activismo, después de ser amnistiado y refugiado en Francia, era conocido por los servicios de información policiales. Asimismo, estaba detectado policialmente su domicilio en Bayona, en la rué Bambee, 50.

Francisco Javier Aranceta había sido expulsado por la Oficina Francesa de Refugiados (OFTRA), pese a lo cual seguía viviendo en la citada ciudad francesa, informaron las mismas fuentes.

Visto para sentencia el juicio contra un directivo de «Deia»

Ante la Sección Primera de la Audiencia Nacional, se celebró ayer el juicio seguido contra Francisco Javier Galdeano Arana, director financiero del diario donostiarra «Egin», a quien el fiscal acusa de organizar diversas actividades a favor de ETA, y para el que pide, por un delito de colaboración con bandas armadas, la pena de dos años de prisión.

ABC. MIÉRCOLES. 30 DE ABRIL DE 1980.

 

< Volver