Fracasadas las gestiones políticas y acciones legales. 
 Hoy, consejo de guerra contra Mario Onaindía en San Sebastián     
 
 Diario 16.    14/01/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Hoy, consejo de guerra contra Mario Onaindía en San Sebastián

Fracasadas las gestiones políticas y acciones legales

Las presiones políticas y las acciones legales encaminadas a conseguir la suspensión del consejo de guerra contra Mario Onaindía han fracasado, y hoy, lunes, a las nueve de la mañana, el secretario general de El A comparecerá en los cuarteles de Loyola de San Sebastián ante un tribunal militar, acusado de supuestas injurias a las Fuerzas Armadas. El fiscal solicita tres años de cárcel para el político vasco.

San Sebastián (Corresponsal) — Mario Onaindía será juzgado bajo la acusación de ser el responsable de una esquela aparecida el 15 de junio de 1977, en la que se calificaba de asesinato (según el fiscal) la muerte violenta de dos miembros de ETA (p-m), que fueron tiroteados por la Guardia Civil en un control de carretera establecido en la localidad guipuzcoana de Itxaso, cerca de Zumárraga.

El juez que instruye el caso, entregó el pasado sábado a Juan María Bandrés, abogado del procesado, un escrito del fiscal, otro del auditor y un tercero del capitán general accidental de la VI Región Militar, en los que se desestimaba la solicitud del letrado que pedía la inhibición de la jurisdicción militar.

Mientras tanto, en la tarde del pasado sábado, más de 1.500 personas se manifestaron en San Sebastián, atendiendo a la convocatoria efectuada por EE para exigir desde la calle la suspensión del juicio.

Precisamente en la propaganda efectuada por esta coalición, en los días precedentes, acordaba que Mario Onaindia hace diez años se sentó también en el banquillo de los acusados durante el proceso de Burgos, en el que un consejo de guerra le condenó a muerte.

Por otro lado, también el sábado y a la misma hora, se celebró en la capital donostiarra otra manifestación convocada por las gestoras pro amnistía para pedir la libertad de todos los presos vascos y protestar por la «represión que padece Euskadi». Los participantes en ambas concentraciones coincidieron en la avenida de la Libertad, donde se produjeron incidentes aislados.

El capitán general, al desestimar la solicitud del letrado Bandrés, alegaba en su escrito razones de forma —indica que la solicitud del abogado está presentada fuera del plazo procesal— y de fondo —considera que los hechos enjuiciados, dada su naturaleza específica, son de competencia de la jurisdicción militar—, por lo que «no hay causa que justifique su paralización o suspensión y que la resolución es firme e inapelable y contra la misma no cabe recurso alguno».

 

< Volver