Detenido el "cerebro" de la COPEL y diez miembros más. 
 Delincuentes comunes colaboraban con comandos de ETA     
 
 Diario 16.    20/02/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Delincuentes comunes colaboraban con comandos de ETA

Detenido el «cerebro» de la COPEL y diez miembros más

Once miembros, de los grupos armados de la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha), que fueron detenidos por la Brigada de la Policía Judicial, proyectaban secuestrar a altas personalidades de la Administración de Justicia.

Los delincuentes, que tenían frecuentes contactos con miembros de los comandos autónomos de ETA, pretendían alterar el funcionamiento de las cárceles, provocar motines en las cárceles para liberar a «sus compañeros de Herrera de la Mancha».

Madrid — Los pnce integrantes de los grupos armados de la COPEL (Coordinadora de los Presos en Lucha) detenidos por la Policía tenían contactos con miembros de comandos autónomos de ETA.

Los delincuentes, armados hasta los dientes, pretendían apoderarse de miembros de la Administración de Justicia.

Los detenidos estaban organizados en dos grupos. El primero era capitaneado por Daniel Pont, de treinta y un años, uno de los «líderes de la COPEL. Formaban parte del comando Alejandro Echaniz Garay («El Pulpo»), de veintiséis años; José Ramón Torres, de veintinueve años, y Gerardo Torres, de veintisiete años. Todos ellos fueron reducidos por la fuerza en un apartamento de la madrileña calle Tres Cruces, número 12.

Los cinco tenían en su poder tres revólveres marca

Taurus, de fabricación brasileña, y una pistola Star. Estas armas se las facilitaron, en Hendaya, un delincuente francés llamado Jean-Pierre Hellecouarch, fugado de la prisión de Burgos. En el domicilio de Echauiz fueron encontrados seis kilogramos de hachís, documentación falsa y bonos para una campaña pro presos de Herrera de la Mancha.

El segundo grupo, al frente del cual estaba José Vega Rodríguez («El Chino»), estaba integrado por las siguientes personas: Angel Monzón Fernández («El Sartenilla»), de veintisiete años; Francisco Javier Orduña González, de veintitrés; María del Carmen Lucas Buerneo, de veinte años; Elisa Pozas Tejedor, de diecinueve, y Victoria Fátima Haendler, de treinta y un años.

Este grupo contaba con un fusil ametrallador robado a un policía nacional,

durante un atraco; cuatro revólvers, una pistola, un rifle con mira telescópica y silenciador y abundante munición.

Citas en Hendaya

Las investigaciones policiales se iniciaron a luíales del pasado mes de noviembre, a raíz de conocerse la preparación de atracos y secuestros por parte de bandas armadas. Durante varios meses fueron sometidos a vigilancia por los continuos viajes que realizaban por el País Vasco y Francia.

Preparaban el secuestro de un industrial parisiense, propietario de la firma de cosméticos L´Oreal.

A primeros de enero se detectó una entrevista, mantenida en Hendaya, entre Pont y Hellecouarch. El francés dio al español una bolsa con tres revólveres y una pistola. Pont le «regaló», a cambio, un paquete con heroína.

Los inspectores de la Brigada de Policía Judicial, comisionados en San Sebastián, comprobaron también que los delincuentes vigilados celebraron diversos contactos y reuniones con comandos autónomos de ETA.

En San Sebastián preparaban dos atracos a una joyería y a una entidad bancaria. También en Santander mantenían en estrecha observación a un furgón blindado que transportaba los fondos y nóminas de la residencia sanitaria Valdecilla.

Los delincuentes de la COPEL tenían como proyectos inmediatos secuestrar a altas personalidades de la Administración de Justicia, un una campaña para sacar a sus presos de las cárceles. También preparaban alterar gravemente la vida en las prisiones, en las que pensaban introducir armas para provocar motines y fugas.

En el domicilio que Fátima Haendler tenía en Madrid se intervino propaganda y documentación relativa a la COPEL, Unión Democrática de Prisiones, Comando de Apoyo a COPEL y Grupos Libertarios. Todo lo anterior era propiedad de Daniel Pont, máximo responsable de la COPEL.

El grupo, dirigido por José Vega y Ángel Monzón, llevó a cabo, entre otros, los siguientes robos:

En la empresa Agromán de Valladorlid, donde se consiguieron, el 22 de marzo, de 1979, diez millones de pesetas.

Asalto a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, donde capturaron un millón de pesetas. En otras dos sucursales de la misma entidad sustrajeron cinco millones de pesetas. También participaron en entidades del Banco de Vizcaya y Popular.

 

< Volver