Su estado inspira suma preocupación. 
 Guardia civil herido erróneamente por un policía nacional     
 
 Diario 16.    29/01/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Guardia civil herido erróneamente por un policía nacional

Su estado inspira suma preocupación

San Sebastián (Corresponsal) — El guardia civil Ángel Langarita Borque, que resultó herido de suma gravedad la pasada madrugada en un tiroteo con la Policía Nacional, en la localidad guipuzcoana de Urretxu, se debate entre la vida y la muerte, después de haber sido sometido a una delicada intervención quirúrgica. A últimas horas de la tarde de ayer, fuentes médicas del centro hospitalario donde se encuentra internado el herido, calificaron de crítico su estado. En el momento de ser intervenido presentaba múltiples heridas por bala en cabeza, tórax, abdomen y en las cuatro extremidades.

Su acompañante, también guardia civil, resultó ileso en el tiroteo y se da la circunstancia de que ambos llevaban solamente seis días en la provincia de Guipúzcoa, a donde habían sido destinados.

Los hechos ocurrieron sobre la 1,30 de la madrugada del jueves, cuando cinco policías nacionales se encontraban en la plaza de Areizaga, de Urretxu, cumpliendo la orden de retirar

unos carteles, pegados anteriormente por miembros del Movimiento Comunista de Euskadi (EMK) con la imagen del general Sáez de Santamaría.

En ese momento se acercaron dos jóvenes vestidos de paisano, Ángel Langarita y otro miembro del Cuerpo, para contemplar como despegaban los carteles. Uno de los policías, sin mediar palabra alguna, disparó con su metralleta. Ángel Langarita resultó alcanzado de gravedad y el otro guardia civil ileso.

El intenso tiroteo alcanzó numerosos coches que estaban aparcados en esa plaza y causó serios destrozos en varios vehículos.

Ante la gravedad de las heridas, fue trasladado a la Clínica San Miguel, de Beasaín, distante doce kilómetros, donde se le hizo una primera cura y posteriormente fue llevado a la residencia sanitaria de la Seguridad Social en San Sebastián, donde ingresó a las tres de la madrugada. Cinco horas después se le practicó una delicada operación quirúrgica, a pesar de lo cual se teme por su vida.

 

< Volver