Ataque frontal a las instituciones vascas     
 
 Diario 16.    11/01/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Ataque frontal a las instituciones vascas

DURAS REACCIONES TRAS EL ATENTADO DE VITORIA

Todos los partidos con representación parlamentaria, a excepción de los integrados en Euskadiko Ezkerra y Herri Batasuna, condenaron muy duramente el asesinato de ayer por cuanto significa de ataque al futuro de las instituciones vascas

Carlos Garaicoechea, presidente nacionalista del Consejo General Vasco, calificó el atentado de «crimen execrable», mientras Txiki Benegas, secretario general del PSE, suspendió su viaje a Salamanca para asistir al entierro del ex guardia civil asesinado el martes en Navarra y convocó a «una condena brutal y rápida de todos los partidos».

Bilbao (Corresponsal) — Carlos Garaicoechea, minutos después de producirse el atentado de Vitoria, manifestó, a través de una nota de prensa de la presidencia del GGV, que «el atentado brutal que ha causado la muerte al comandante jefe del Cuerpo de Miñones de Álava, don Jesús Velasco Zuazola, constituye, además de un crimen execrable, un desafío incalificable al propio pueblo vasco».

«En efecto —señaló el lendakari— además de resultar condenable tal Crimea por las consideraciones humanas y políticas que hemos invocado en otros atentados, en, este caso, al haber sido dirigido contra el responsable de la Policía autónoma alavesa, parece una premonición de la violencia que ya se anuncia contra la Policía autónoma, prevista en el Estatuto aprobado por el pueblo vasco.»

Más adelante, el presidente nacionalista dijo que «ante esta escalada trágica de la violencia y la selección de sus objetivos, además de expresar nuestra condena con toda energía y sumarnos al dolor de los allegados de la victima, debemos expresar inequívocamente nuestra decisión de llevar a efecto el programa estatutario aprobado par el país, recabando de todo el pueblo un posicionamiento firme y definitivo frente a los que por la fuerza y el terror pretenden suplantar la voluntad popular mayoritaria».

Condena de Alianza Popular

Alianza Popular del País Vasco elevó su más enérgica protesta ante este nuevo asesinato, a través de un comunicado hecho público a media tarde en Bilbao, El parado derechista asegura que esta acción «evidencia una vez más el clima de imposible convivencia democrática actualmente existente en Euskalerría y que manifiesta la utilización de cualquier medio reprobable en la consecución de objetivos políticos, puesto que este nuevo asesinato señala a un mando del Ejército y al mismo tiempo responsable de ese acreditado cuerpo foral de la provincia de Álava».

Manifestación

En un comunicado conjunto del PSE-PSOE y del PCE realizaron un llamamiento a todos los partidos, centrales sindicales, asociaciones y pueblo en general para que se concentraran a las ocho de la tarde en la plaza de la Provincia, en Vitoria, ante el edificio de la Diputación Foral, para manifestar así su condolencia a la familia y la repulsa del atentado.

Cuando el secretario del PSE-PSOE, Txiki Benegas, se dirigía a la provincia de Salamanca para asistir a los funerales por el ex guardia civil muerto a tiros en Alsasua, se enteró de lo ocurrido Y suspendió dicho viaje, quedándose en la capital alavesa.

Benegas calificó este atentado de «grave» y también indicó que constituye un «ataque frontal directo y brutal contra las instituciones vascas y contra lo que puede significar, como embrión, a la Policía autónoma el Cuerpo de Miñones, de tradicional existencia en la Diputación Foral y si, como supuso, se confirma que es la organización terrorista ETA quien reivindica este atentado, creo que es un ataque directo de ETA a las instituciones vascas, a lo que puede signiticar el Estatuto de autonomía y a la futura Policía autónoma. Este hecho merece una repulsa y una condena brutal y rápida por todos los partidos».

«Es el momento —concluyó Benegas— de poner en práctica el Estatuto de autonomía frente a las fuerzas que destrozan el País Vasco y tratan de desestabilizar la democracia,»

Viana: «Son bestias»

El secretario general del PSE manifestó que el comandante asesinado había colaborado con él, entregándole un esquema de sugerencia para la forma de construir la Policia autónoma.

«Yo quería muchísimo a Jesús Velasco, eramos íntimos amigas, la noticia de su muerte me ha caldo como un auténtico bombazo», declaró el presidente de UCD del País Vasco, Jesús María Viana, quien añadió que «no tengo palabras para calificar este suceso, me he llevado un terrible disgusto. Los autores son auténticas bestias que no están dispuestos a concedernos ni un minuto de tranquilidad.

Por su parte, el partido centrista en Euskadi elaboró un comunicado en el que indicaba que exigirá del Gobierno medidas más eficaces y contundentes. «Sabemos —agregan— que posiblemente esta sea su trampa, pero tampoco nos podemos quedar cruzados de brazos. Que sepan sus asesinos que nos tienen y nos tendrán en contra; que lucharemos con todos los medios a nuestro alcance para evitar lo que pretenden.»

El alcalde de Vitoria, el peneuvista José Ángel Cuerda, al tener conocimiento del mortal atentado manifestó que «es una tragedia. Este país que empezaba mañana (por hoy) su autonomía, la va a hacer a media asta».

José Ángel Cuerda manifestó que del asesinato 110 se podía hacer ningún análisis político, ya que «cuando se atenta contra la vida que es un valor supremo, todas las otras cuestiones quedan al margen».

Casi la totalidad de los partidos vascos repudiaron el atentado y se unieron a las manifestaciones de condena de las autoridades de Euskadi.

Primer aviso importante

Por su parte, el diputado del PNV Joseba Azkarraga manifestó que era «sumamente preocupante que se atente contra Jesús Velasco, jefe del Cuerpo de Miñones de Álava».

«Si con este acto —puntualizó el diputado nacionalista por Álava— se ha querido dar el primer aviso importante a la futura Policía autóctona, debemos cerrar filas todas las fuerzas democráticas a todo aquello que represente un atentado a las libertades que a través del Estatuto hemos arrebatado al poder central.»

Joseba Azkarraga aseguró, por último, que «nunca nos podrán convencer que la muerte de Jesús Velasco se realiza en nombre de la libertad de Euskadi».

 

< Volver