Autor: Duque, Ulpiano. 
   Eta asesinó al jefe de la policía foral alavesa     
 
 Diario 16.    11/01/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

ETA asesinó al jefe de la Policía Foral alavesa

DURAS REACCIONES TRAS EL ATENTADO DE VITORIA

Jesús Velasco Zuazola, comandante-jefe de los Miñones, Policía Foral alavesa, fue asesinado ayer por la mañana por ETA en Vitoria. El atentado tuvo lugar hacia las nueve de la mañana. Un taxista, propietario del vehículo con el que se perpetró el asesinato, aseguró que el comando, al arrebatarle aquél, afirmó que pertenecía a ETA. La organización terrorista aún no ha reivindicado el atentado.

Vitoria (ULPIANO DUQUE, corresponsal) — A las nueve menos cinco de Ja mañana de ayer fue asesinado el jefe del Cuerpo de Miñones de la Diputación Foral de Álava y comandante de Caballería Jesús Velasco Zuazola, de Vitoria, que el pasado día 5 cumplió cuarenta y siete años, y que estaba a punto de cumplir seis al frente del indicado cuerpo policial de la Diputación alavesa.

Jesús Velasco tenía cuatro hijas, de dos, doce, catorce y diecisiete años, estaba casado con Ana María Vidal-Abarca, vicepresidente de Alianza Popular en Álava, y considerada como una de las afiliadas más activas del partido.

Hacía las nueve menos veinte el comandante Velasco salió de su domicilio, en la zona residencial del Alto de Uleta, situada a tres kilómetros del centro de la ciudad. Como todos los días cogió so coche particular, un Ford Fiesta-L, en el que, según costumbre, viajaron con él, que iba de uniforme, sus hijas de doce y catorce años, así como una amiga de las mismas, a quienes condujo hasta la puerta del colegio de las Madres Ursulinas, siguiendo un recorrido habitual.

Posteriormente emprendió el camino hacia la Diputación Foral, pero al llegar a un paso de peatones, situado a unos 200 metros de dicho colegio y cerca del lugar donde fue ametrallado el pasado mes el conserje del colegio de los Marianistas, se detuvo para dejar paso a un joven, mientras otro, situado en el mismo paso de cebra, pero algo más atrás, sacó una pistola con la que efectuó varios disparos de frente y hacia el jefe de Miñones, rompiendo el cristal del parabrisas y alcanzando a la víctima en la frente y en la parte superior del pecho.

Los impactos le causaron la muerte de forma instantánea y le desfiguraron completamente la cara.

Comprueban su objetivo

El asesino que motivó la detención del vehículo, una vez hechos los disparos, comprobó si habían alcanzado su objetivo y seguidamente, uno y otro terroristas de unos dieciocho años— se dieron a la fuga en un taxi, matrícula de Vitoria que les estaba esperando con las puertas abiertas y el motor en marcha.

En el vehículo se encontraban otros dos cómplices y había sido robado a punta de pistola poco después de las ocho de la mañana en una parada de taxis, situada en la zona vitoriana de Zaramaga, dejando en libertad a su propietario, aunque amenazándole y apoderándose de su documentación para que no diera aviso a la Policía hasta que transcurriera cierto tiempo.

El taxi fue localizado momentos después del atentado en la prolongación de la calle donde se produjeron los hechos, a unos 300 metros.

El cuerpo sin vida de la víctima fue trasladado hasta la residencia de la Seguridad Social de Chagorrichu por un automovilista que pasaba entonces por el lugar, pero en el centro sanitario únicamente pudieron certificar su muerte.

En el lugar de los hechos se encontraron nueve casquillos de 9 mm. Parabellum, marca SF y otro casquillo de iguales características en el interior del coche, lo que ha hecho especular a la Policía con la posibilidad de que algunos de los atacantes se hubieran acercado a la víctima para rematarlo.

Según los testigos presenciales que informaron a DIARIO 16, no fue así, aunque sí comentaron el detalle de que antes de emprender la fuga, uno de ellos comprobó si los disparos habían cumplido su objetivo.

El coche de la víctima

presenta un solo impacto de entrada en el cristal delantero, a la altura del volante, y varios de salida por el costado derecho del vehículo. Algunos proyectiles alcanzaron la pared próxima, pero no hirieron a ninguna de las personas que transitaban por el lugar.

La víctima, por pertenecer a un cuerpo armado rio estaba afiliado a partido alguno, aunque sus ideas estaban próximas a las de su esposa, militante de AP.

Luto provincial

En el citado colegio de las Madres Ursulinas, durante la mañana de ayer se produjeron auténticas escenas de terror y pánico, ya que gran parte de las colegialas o vieron lo ocurrido o contemplaron el cuerpo de la víctima. Las dos hijas del comandante de Miñones no llegaron a entrar en el centro.

En la Diputación Foral de Álava, poco después de conocerse lo ocurrido, se fueron paralizando las actividades, aunque todos los funcionarios provinciales permanecieron en sus puestos, pero sin atender al público.

Pasadas las 12,30 del mediodía, la Corporación Provincial celebró una sesión plenaria de carácter extraordinario, en la que se aprobó una moción que expresa «el dolor a los familiares del comandante Jesús Velasco y al Cuerpo de Miñones en nombre de toda la Corporación, sus empleados y toda la provincia», además de establecerse tres días de luto provincial.

Por su lado, los funcionarios provinciales también redactaron un comunicado de condena en el que muestran su consternación, por «el asesinato de un hombre», su dolor «por la muerte de un compañero» y manifestan su asombro por este hecho «porque ese compañero llevaba en la hora su muerte y con dignidad, el uniforme del Cuerpo de Miñones y se tocaba con la boina roja de la foralidad».

Concluida la citada sesión, quedó instalada, en el salón de Plenos de ¡a Diputación, la capilla ardiente, donde se ofició una misa de cuerpo presente.

Por su parte, la Corporación Municipal vitoriana celebró otra sesión extraordinaria de condena a las

5,30 de la tarde, y seguidamente se trasladaron los corporativos y funcionarios municipales a la Diputación, donde asistieron a otra misa en el salón donde ha quedando instalada la capilla ardiente.

Los funcionarios municipales anuncian que, por acuerdo de la asamblea de trabajadores, mañana cumplirán con el horario normal, pero no atenderán al público.

A petición del grupo socialista, las Junta Generales de la provincia celebrarán una sesión necrológica hoy, a las 4,30 de la tarde, para, una vez concluida la misma, dirigirse, en cuerpo de comunidad a la catedral nueva, donde se celebrará el funeral oficial.

 

< Volver